• Regístrate
Estás leyendo: Empezar de nuevo
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 18:28 Hoy

Empezar de nuevo

Publicidad
Publicidad

No hay una segunda oportunidad para la primera impresión. Al Santos le debe quedar muy claro eso. Empezar mal no se olvida.

Empezar bien, tampoco. Una cosa es clara: el Santos no tiene hilo conductor.

Una vez más, Siboldi y sus dirigidos comenzarán la búsqueda de un sistema y un modelo de juego que se adapte a sus posibilidades y, sobre todo, al gusto de la afición. Por eso un hipotético buen inicio viene a tener un efecto terapéutico para combatir la presión que existe; una presión aumentada al día de hoy por todo lo que el equipo ha quedado a deber. Hoy está prohibido fallar en la inmensa sala de juicio llamada Estadio Corona.

El estilo de juego debería de ser innegociable en el TSM. Hay un censo generalizado entre la afición santista que radica en la creencia (válida y casi cultural) de que el Santos debe jugar bonito y sin escatimar en esfuerzo.

En los últimos 2 años el Santos ha derrochado esfuerzo en el campo, pero sin brújula. Del modelo mejor ni hablamos porque hace mucho que no se cristaliza en la cancha.

Seguramente se tiene en la mente y en el cerebro, pero a la hora de ponerlo en marcha, no carbura.

El pasado torneo fue una brutal lección de vida y humildad para todo el entorno.

Los refuerzos que llegaron podrán tener un pasado, malo o bueno, pero lo que importa es el presente, y su presente se llama Club Santos. Nunca es tarde para volver a empezar. El juego del Santos ha variado sustancialmente con el tiempo porque el Santos emigró de un estado de gracia a un contexto dramático.

Antes existía un entorno de encanto, con futbolistas que se identificaban con el pueblo porque eran parte del pueblo.

El aficionado acudía al estadio sintiéndolo su casa y sabiendo que gozaría la experiencia.

A nadie se le debe olvidar que el Club Santos influye determinantemente en el ánimo de un inmenso porcentaje de laguneros. Viéndolo desde ese contexto la responsabilidad social del club adquiere una dimensión abrumadora. El Santos debe volver a tomar en serio su papel de mediador entre la sociedad y sus malos vicios. Un mediador que les otorgue alegría en tiempos difíciles. Hoy es un buen día para reforzar esa idea.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.