• Regístrate
Estás leyendo: El carácter de Messi
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 02:53 Hoy

Tribuna futbolera

El carácter de Messi

Luis Miguel Rodríguez Cruz

Publicidad
Publicidad

El Mundial se queda sin Argentina. No deberá de extrañarlos nadie. Destinado estaba que esa fuera su suerte, pues accedieron al Mundial gracias (y que a nadie se le olvide) a que Messi los metió de último momento haciendo 3 goles ante Ecuador. Pero la eliminatoria fue una tortura constante. Ayer estuvo enfrente una Francia que tuvo en Mbappé a una fuerza desencadenada de la naturaleza. Argentina no dio para más. El haber accedido a la siguiente instancia fue su máximo dentro de sus posibilidades. Lo más serio dentro de lo grave fue que Messi nunca apareció.


Los mejores deben aparecer siempre. Por eso se supone que son los mejores. Lo de Messi es cuestión de carácter, de mentalidad, de sentirse abrumado, de no poder con la presión acumulada. No tengo dudas que Messi está ocupando (junto con Ronaldo) el puesto de número uno porque lo ha demostrado con creces y a éstas alturas de su carrera no necesita demostrarle nada a nadie. Pero nos queda esa espina, de que hay ocasiones determinantes en las cuáles no ha hecho acto de presencia. Una de ellas fue no hace mucho en Roma, donde el Barcelona se dejó alcanzar hasta quedar eliminado. Messi nunca apareció esa noche.

Con Argentina pasó lo mismo durante casi todo el Mundial, salvo el buen gol ante Nigeria. Messi es introvertido en su forma de ser: no es el típico líder que grita y arenga a los suyos o al público. Es un líder silencioso que prefiere dedicarse a jugar y que su juego hable por él. En su época más brillante como futbolista tuvo a su lado a dos grandes líderes morales y espirituales: a un Xavi en plenitud y a un Carles Puyol que se cargaba al mundo sobre sus hombros. 


Ellos eran los líderes que tenían la voz de mando dentro y fuera del campo. Messi podía dedicarse sólo a jugar, sin necesidad de fungir como líder, como la voz del grupo.


En Argentina, malamente, le dieron la estafeta de líder en todos los sentidos. Mal hecho. Messi no canaliza bien en su cabeza las situaciones abrumadoras. 


Eso está más para tipos como Mascherano. Nadie duda de la calidad futbolística de Messi, pero sí de su mentalidad para procesar las problemáticas. Todo está en su cabeza. Cristiano Ronaldo nunca meterá el gol que Messi le hizo al Getafe, donde se quitó a medio equipo desde medio campo. Como Messi nunca meterá la chilena de Ronaldo a Juventus. Ambos igual de buenos, pero de cualidades distintas. En lo que sí supera Cristiano a Messi es en el carácter.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.