• Regístrate
Estás leyendo: El amor se demuestra con acciones
Comparte esta noticia
Lunes , 28.05.2018 / 00:49 Hoy

Tribuna futbolera

El amor se demuestra con acciones

Luis Miguel Rodríguez Cruz

Publicidad
Publicidad

Hay mucha distancia entre lo que el Santos era y lo que es. El futbol tiene un pasado y un presente. A veces, cuando las cosas no marchan bien, nos aferramos a la melancolía de los buenos tiempos, a los buenos recuerdos.

Ese es un síntoma natural del ser humano: todos tenemos el deseo interior por sentirnos bien. Pero vivir abrazados al pasado no permite que el presente se abra camino. Durante mucho tiempo disfrutamos de un Borgetti, de un Pony, Benítez, Vuoso, Peralta, Adomaitis, Apud, Galindo, Dolmo… Hubo épocas gloriosas que se agradecieron y disfrutaron. Pero, querámoslo reconocer o no, el Santos de hoy en día es otro.

Tras pasar por un túnel oscuro que empezaba a tener tintes de maleficio, el Santos se ha revolucionado. El torneo anterior el equipo se cansó de sí mismo porque no encontraba soluciones en el campo y terminaba sin brújula, totalmente desorientado. Pero el presente le sonríe. Hay un plus, una estrella que el Santos de Siboldi ha adquirido durante el presente torneo: Durante todos los partidos que ha disputado se ha jugado al ritmo que el equipo impone. Sí, el Santos dictamina cómo se juega y el rival simplemente se ve absorbido por esa circunstancia. Y es que durante la mayor parte del tiempo, en cuestión de trato, calidad y circulación de la pelota, el Santos marca una diferencia.

La consecuencia de eso desemboca en un juego atractivo y por momentos muy dinámico. Su medio campo, el que debe ser estelar sin lugar a dudas: Osvaldo, Vázquez y De Buen, se saben batir en esas pequeñas batallas que nacen en la media: saben ensuciar el juego del rival y saben construir el juego para sus compañeros. Ahí nace todo. “Ya nos hace falta un ídolo” – Me decía un Santista de toda la vida… Y Djaniny ha levantado la mano, acompañado por un Furch que, a pesar de no hacer tantos goles, sabe hacer muchas cosas bien, demasiado bien. El déficit está en Rodríguez.

Anda destartalado. Izquierdoz anda al 100%, pero sus compañeros en defensa a veces hacen corto circuito.

Hoy es un buen día para dar un golpe con el puño cerrado sobre la mesa y dejar en claro que el Santos está para grandes cosas, para aspirar por el título. El sábado se dio una muestra de ello en Guadalajara. Ya se sufrió mucho el pasado torneo. Hoy toca disfrutar y, sobre todo, apoyar.

El amor se demuestra con acciones y el equipo lo está haciendo con su buen futbol. Le toca a la afición hacer su parte.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.