• Regístrate
Estás leyendo: Suerte
Comparte esta noticia
Jueves , 22.11.2018 / 05:39 Hoy

El camaleón peripatético

Suerte

Luis Miguel Aguilar Camín

Publicidad
Publicidad

Suerte —dice el camaleón peripatético en el cuarto donde escribo—es el título del Lapham’s Quarterly, verano 2016. Van algunas entradas.

~Cualquier cosa que pueda ocurrir en cualquier momento puede ocurrir hoy. Séneca. ~El juego de Serpientes y Escaleras se originó en la India y evolucionó posiblemente de escribas jainistas que en los textos religiosos delineaban causa y efecto kármicos. El tablero de juego hindú más antiguo en existencia data de 1735. En las versiones jainista, hindú y musulmana, los jugadores avanzan de un estado inferior, terrenal, a uno mayor, espiritual. ~Oportunidad es tal vez el pseudónimo de Dios cuando no quiere poner su firma. Théophile Gautier. ~23 Número de suerte en Roma; se dice que conmemora el número de veces que César fue apuñalado. Los italianos aún lo juegan con frecuencia como un número de lotería.18 Número de suerte entre los judíos; los caracteres que forman la palabra viviendo en hebreo suman dieciocho.13 Abundan sus orígenes como número de mala suerte: Judas, el traidor a Cristo, fue el treceavo invitado en la Última Cena; la mitología nórdica sostiene que el treceavo invitado fue el estafador Locki. En 2007 las Aerolíneas Bruselas tuvieron que cambiar su logo donde trece bolas formaban la letra B (le añadieron una bola en vez de quitarle una para no ofender a quien sintiera una alusión a los doce apóstoles). 4 Número de mala suerte entre los chinos y los japoneses; en ambas lenguas es homófono de “muerte” (si o shi). En China con frecuencia se saltan los cuartos pisos, y se evita el número en las puertas y en las placas. 50, 000 De mala suerte en Islandia, donde una creencia sostenía que una vez que los habitantes llegaran a 50, 000 Dios iba a tomarlo como señal para aniquilar de nuevo al país. ~Según la publicación International Comet Quarterly aproximadamente una vez cada nueve años a una persona desafortunada la golpea un meteorito. ~En Puerto Rico había un vendedor ambulante de carbón sin un centavo. Le pidió a Dios: “Por favor un día deja que yo tenga cincuenta centavos extra para comprarme un pollo y comérmelo yo solo”. Y llegó el día en que tuvo los cincuenta centavos, y se compró el pollo. Cuando lo cocinaba en una cazuela, un hombre muy bien vestido se detuvo por ahí y dijo que tenía hambre. El vendedor dijo: “¿Quién eres?” “Soy la Suerte, vengo a ayudarte a que te comas tu pollo”. El vendedor corrió al intruso: le dijo que la Suerte sólo ayudaba a los ricos. Poco después otro hombre, muy mal vestido, se apareció. “¿Y tú quién eres?”, dijo el vendedor. “Soy la Muerte, vengo a ayudarte a que te comas tu pollo”. “Ven y siéntate”, dijo el vendedor. “Vamos a comer. Toma la mitad y disfrútala, porque la Muerte trata a todos por igual, pobres y ricos. La Suerte puede ser un perro, pero no es fiel a su dueño”. ~En 1912, a la edad de 40 años, el escritor estadunidense Theodore Dreiser pasa cuatro meses en Europa escribiendo artículos de viaje e investigación para The Financier; para regresar a Estados Unidos casi se compra un boleto en el nuevo Titanic. Su editor inglés lo convence de que compre un camarote en una embarcación más barata, el Kroonland. Ya a bordo del Kroonland Dreiser se entera del destino del Titanic. Escribe que en un principio a los pasajeros les dio “terror de mar”; días después volvieron de nuevo a las apuestas, el flirteo y los juegos. ~apofenia. Tendencia a percibir conexiones o patrones significativos en datos aleatorios; se usa con frecuencia al referirse a la adivinación, como en la lectura de las hojas de té o la práctica romana de interpretar las vísceras de animales. ~Desde 1900 hasta el 2008 en el Dow Jones el uso de la palabra “suerte” aumentó cuando la economía de los Estados Unidos iba mal y bajó cuando hubo buenos tiempos. ~Vamos a morir, y eso nos convierte en los suertudos. La mayoría de la gente nunca va a morir porque nunca va a nacer. Quienes potencialmente pudieron estar aquí en mi sitio pero que de hecho nunca verán la luz del día sobrepasan en número a los granos de arena de Arabia. Desde luego que esos fantasmas nonatos incluyen poetas más grandes que Keats, científicos más grandes que Newton. Lo sabemos porque el grupo de gente posible que admite nuestro ADN excede de manera tan enorme al grupo de gente real. En desafío a estas probabilidades increíbles somos tú y yo, tan comunes, los que aquí estamos. Richard Dawkins.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.