• Regístrate
Estás leyendo: ¿Y si gana la presidencia Trump?
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 07:58 Hoy

Opinión

¿Y si gana la presidencia Trump?

Luis Lozada León

Publicidad
Publicidad

Entre polémicas y malos discursos, esta semana se ha convertido oficialmente Donald Trump en candidato a la Presidencia de los Estados Unidos de América por el Partido Republicano.

En lo personal, tengo mi metodología para poder pronosticar quien puede ser el triunfador de la próxima elección en Estados Unidos entre Hilary Clinton demócrata y Donald Trump republicano. Sin temor a equivocarme y desde ahora lo digo, la triunfadora será Hilary Clinton por el partido demócrata.

¿Por qué lo digo? Porque en Estados Unidos las mujeres si tienen una gran independencia respecto a sus parejas, maridos, compañeros, etc. las cuales independientemente son personas, ilustradas y estudiadas, con interés en su bienestar, ellas se solidarizarán con la candidata demócrata y más ahora que ya se dieron cuenta que la esposa de Trump, Melania Trump en la convención republicana se plagio el discurso de Michelle Obama.

El Partido Republicano es el más conservador de los dos grandes partidos del país americano. Ideológicamente hablando se podría catalogar de “conservador laico” para diferenciarlo de los partidos democratacristianos que encarnan a la derecha en otras naciones occidentales.

En el terreno económico su doctrina es el liberalismo económico; la rama o vertiente económica del liberalismo. En Estados Unidos se suele llamar a esta doctrina, defensora del libre mercado y enemiga de la intervención del Estado, conservadurismo fiscal.

A medida que el Partido Demócrata se alejaba del conservadurismo y se volvía más cercano a la centro-izquierda; el Republicano pasó a ser la fuerza conservadora de Estados Unidos.

Por el buen papel de los Obama, Barack y de Michelle, la raza negra también en su gran mayoría votarán por los demócratas, los ciudadanos estadounidenses de las dos costas este y oeste, además los latinoamericanos de ascendencia mexicana, colombiana, peruana, ecuatorianos, guatemaltecos, etc; también votaran por Clinton, recalcando que de los 55 millones de hispanos el 63% son mexicanos, además de las minorías árabes, orientales, africanas, etc.

De ganar, Trump sería un presidente demasiado impulsivo y rudo en su política. Los ciudadanos estadounidenses consideran que carece de experiencia y que es arrogante, racista. Trump como presidente estaría siempre a un tris de la guerra económica al no respetar los acuerdos comerciales como el NAFTA, tendría malas relaciones con las minorías y sus políticas de inmigración serían tóxicas, y para nosotros los mexicanos, ya nos vemos levantando el muro, y ahorrando en dólares para pagarlo.

El temor de los americanos también es que Trump podría llevar a Estados Unidos una vez más a la guerra con medio oriente, que adoptaría políticas discriminatorias y que esto afectaría gravemente la economía.

En la democracia, el voto informado es fundamental, por lo que nuestros vecinos del Norte deberán de votar por quien les brinde seguridad y progreso a su nación. Terminamos con la frase de Thomas Jefferson “No son la riqueza ni el esplendor, sino la tranquilidad y la ocupación los que dan la felicidad.”

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.