• Regístrate
Estás leyendo: Un alcalde ejemplar
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 21:32 Hoy

Opinión

Un alcalde ejemplar

Luis Lozada León

Publicidad
Publicidad

El ser humano tiene dos formas de discernir: el comprender y el sentir. Lejos de ser uno desfavorable al otro o de que sea su poder incompatible, se completan y compensan uno al otro.

El hombre político tiene tanta necesidad de comprender razonar y analizar claramente los hechos, como de sentir, de experimentar sentimientos y emociones que den a su pensamiento elementos para fundar sus conductas y sus juicios; el cerebro y el corazón tienen cada cual su cometido y uno no puede usurparle el lugar al otro.

Como bien sabido es, hemos presenciado, como nunca antes, que más de mil calles se han repavimentado y remozado. A veces es molesto por los cierres y el tráfico se vuelve pesado, pero es un beneficio a corto plazo y eran acciones que ya exigían ser realizadas.

Pero no todo es “miel sobre hojuelas” y a veces hay pequeños contratiempos.

El día de la inauguración de la pavimentación de todas las calles de la 19 sur, de la 25 poniente al circuito Juan Pablo Segundo, en uno de los establecimientos ahí comprendidos, un comerciante que por obvias razones me reservo el nombre, que todo le molesta, que nada está bien, que piensa que los políticos, todos sin excepción son unos rateros, con la característica de ser anarquista ya entrado en años.

En fin, este comerciante se preparó para el día de la inauguración irle a reclamar al presidente municipal la obra, ya que esta estaba mal hecha, puesto que en la coladera enfrente a su negocio, se encontraba mal limpiada y tenía un dejo de material.

El comerciante encaró de frente a Tony Gali, y este le extendió la mano, de tal modo que lo dejó sin habla entrándole un ataque de pánico sufriendo un malestar cardiaco por el tremendo coraje que emocionalmente se había inducido.

Al percatarse de eso Tony Gali inmediatamente lo abrazó, ordenó que trajeran a los paramédicos, lo sentó y empezó a platicar con él sobre esta obra y muchas más, sin descuidar en ningún momento la salud del ciudadano, lo fue calmando, y es justo decirles que estuvo tres cuartos de hora con él, hasta que pasó el encono, la crisis y limpiaron la coladera aledaña a su negocio.

Es por esto que después de la tormenta vuelve la calma, y podemos decir que para el corazón de nuestro edil no hubo naufragio alguno, todos los pasajeros ahí presentes han sido salvados y con votos recompensarán a los que supieron adecuarse ante la circunstancia con el corazón y con la mente.

Admitamos que necesitamos a los demás, reconozcamos las obras de los otros, incluyamos en nuestro lenguaje expresiones de agradecimiento; Tony Gali con esta acción demostró que tiende a cuidar a todas las fuerzas que se mueven en torno suyo. Que estos actos nos llevan a examinar los medios que permiten a cada uno adquirir la potencia emocional en adecuación perfecta, que por estas acciones y muchas más vaticino que será un buen gobernador.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.