• Regístrate
Estás leyendo: Ser o no ser del PRD, he ahí la cuestión
Comparte esta noticia

Opinión

Ser o no ser del PRD, he ahí la cuestión

Luis Lozada León

Publicidad
Publicidad

La semana pasada se dio a conocer la noticia de que Socorro Quezada podría ser expulsada de la dirigencia del PRD Estatal. Ante esto la dirigente expresó: “Sí preveo que en un mes, la Comisión Jurisdiccional pueda estar dictaminando la expulsión de su servidora. Por afectar los intereses políticos y económicos de Rafael Moreno Valle en Puebla y de su proyecto personal en el ámbito nacional, porque sin duda alguna, sí soy una fuerte y férrea opositora a que podamos caminar en una alianza con el Partido Acción Nacional”.

Claro, porque el partido en el que hoy milita da esa libertad, entendiendo esta como la facultad que tiene el hombre o la mujer de obrar de una manera o de otra, por lo que es responsable de sus actos. Luego entonces, tendrá que renunciar antes de que la Comisión Jurisdiccional pueda dictaminar su expulsión.

Recuerda que el partido de la Revolución Democrática es magnánimo, ya que se caracteriza por su búsqueda de la perfección como instituto y se entrega totalmente para servir a los demás dentro de la ideología llamada de izquierda. Para el partido no existen tareas de ínfima categoría o el temor de cuidar lo que se ha dado en llamar, la “buena imagen”.

De todos es bien sabido que recursos económicos y materiales del PRD, fueron usados en la campaña de Morena en el Estado de México. Más tarde no se sorprenda de algún tipo de acusación por el mal uso de esos recursos, que fueron entregados al Senador Luis Miguel Barbosa.

En el partido se actúa con la convicción de cumplir con un compromiso y el deber de ayuda a quien democráticamente se eligió, por lo que según te vuelves opositora de tu propio partido porque tienes otro candidato en otro partido. Por consiguiente le tienes fe ciega al senador Luis Miguel Barbosa Huerta, quien sin más se pasó al partido que todo lo perdona, el partido en el que se disfruta la absolución que en un momento dado, el mesías tropical, después de haber estudiado tu caso, tal vez te absuelva. Sólo que tienes un problema, es que eres mujer y en Morena, al menos, en Puebla, la mujer no vale la pena.

Leonel Godoy y Pablo Gómez militantes perredistas anunciaron su apoyo irrestricto a Morena, parecen o actúan como pejezombis, esperando al final de su vida política otro cargo económico administrativo, que tal vez en Morena puedan lograr.

Beatriz Mojica, secretaria general del PRD reprobó los actos de estos desleales políticos: “hago un llamado a la congruencia, si ellos están planteando ir a otro partido, que tomen la decisión de hacerlo plenamente y no en llamados desde el PRD que confunden a la militancia. Cada quien es libre de estar en el partido político que quiera, lo que no se vale es andar como chapulines, están en un lado pero quieren apoyar a otros”.

La fidelidad es la confianza erigida en norma, es un valor del que carecen los perredistas que se subordinaron a favor de Morena, o peor aún, que siguen en las filas del PRD, pues pareciese que, ya teniendo una candidatura o puesto seguro es cuando definirán su militancia.

El cementerio de elefantes, de acuerdo con la mitología africana y el mito popular, era un mítico lugar ubicado en África, en donde se creía que iban a pasar sus últimos días los elefantes moribundos. Pero ya nos dimos cuenta que los Godoy, los Gómez, y demás arribistas descubrieron el cementerio de Morena, que es el paraíso de los chaqueteros y vividores partidarios.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.