• Regístrate
Estás leyendo: Seguridad ciudadana
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 02:14 Hoy

Opinión

Seguridad ciudadana

Luis Lozada León

Publicidad
Publicidad

Dice el célebre poema escrito por el pastor Luterano alemán Martin Niemoller:

“Primero vinieron por los socialistas, y yo no dije nada, porque yo no era socialista. Luego vinieron por los sindicalistas, y yo no dije nada, porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los judíos, y yo no dije nada, porque yo no era judío. Luego vinieron por mí, y no quedó nadie para hablar por mí.”

Los que hemos sido afectados por el crimen en esta ciudad de Puebla, incluyéndome a mí, lamentablemente en varias ocasiones, no podemos quedarnos pasivos ante esta situación.

La falta de seguridad ciudadana ha pasado a ser, en los últimos años, uno de los temas centrales de preocupación de los ciudadanos y, por ende, una de las cuestiones a resolver por los gobernantes y políticos.

La población tiene un gran interés en disminuir la delincuencia que ha aumentado enormemente en poco tiempo, ya que la seguridad es una condición necesaria para el funcionamiento de la sociedad y uno de los principales criterios para asegurar la calidad de vida.

Buscar seguridad no es más que reducir los niveles de vulnerabilidad de las personas frente a las diferentes amenazas y peligros que se pueden identificar; prever la evolución de la criminalidad a futuro con el objetivo de evitar lo que históricamente nos ha amenazado y puesto en peligro nuestra libertad, nuestras posesiones y desde luego nuestra vida.

Fomentar y construir una cultura de respeto a las instituciones de las fuerzas de orden y seguridad, ayudará a ser más efectivos a la policía en su cometido, lo cual se traduce en beneficios para toda la sociedad.

La policía debe abandonar su tradicional aislamiento y abrirse a la ciudadanía, desde una modificación radical de sus bases operativas, transformándolas en dependencias más receptivas a la concurrencia de los vecinos, hasta una fluida vida de relación entre los ciudadanos y sus funcionarios. Y esto se logra, caminando por los barrios, conversando con la gente, conociéndola y demostrándole que una de las formas de prevención del delito es también reconociéndose como parte, y estando para velar por ella.

Establezcamos un nuevo orden social con las policías, paguémosles bien para así decepcionar a los ambiciosos y ladrones y fincar este nuevo orden social en los valores ya conocidos y establecidos.

Sin duda que nuestra actual época está singularmente turbada desde el desmoronamiento de los valores acercándonos a la anarquía, reinando la confusión de las fantasías electorales, mientras lentamente el hampa se va imponiendo en nuestras vidas. Por lo que invito a una lucha frontal contra la misma, pero debemos dejar nuestras lamentaciones y exageraciones para no generar violencias enfadosas, es necesario esperar a que el nuevo gobierno actúe, esperemos que Martha Erika logre un importante avance en este rubro.




Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.