• Regístrate
Estás leyendo: La intuición que convirtió en realidad Stephen Hawking
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 18:35 Hoy

Opinión

La intuición que convirtió en realidad Stephen Hawking

Luis Lozada León

Publicidad
Publicidad

En astrofísica, un agujero negro es una región finita del espacio donde en su propio interior existe una concentración de masa lo suficientemente elevada como para generar un campo gravitatorio, de tal magnitud que ninguna partícula material, ni siquiera la luz, puede escapar de ella. Es decir, en términos más simples y mundanos, se traga todo.

Además, los agujeros negros pueden ser capaces de emitir radiación, lo cual fue conjeturado por Stephen Hawking en la década de 1970.

La semana pasada, precisamente, el 13 de marzo, falleció este famoso físico teórico, cosmólogo, astrofísico, y en su papel más conocido en los medios como divulgador científico. Lo mismo lo podíamos ver en documentales, que en programas de comedia de televisión. Su deceso fue cubierto por todos los medios impresos y digitales del mundo.

Hawking cosechó 12 doctorados honoris causa y fue galardonado con la Orden del Imperio Británico en grado CBE en el año de 1982; por parte de España, recibió el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, en 1989; la Medalla Copley, en 2006; la Medalla de la Libertad, en 2009; y el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento, en 2015, entre muchos otros reconocimientos.

En su faceta de divulgador científico, mostraba interés en diversos temas, como la premisa de que algún día los humanos tendremos que abandonar el planeta. A Hawking le preocupaba que depositáramos todas nuestras expectativas en la Tierra. Por años, demandó a la humanidad que emprendiese el proceso de construir establecimientos permanentes en otros planetas, pues como bien sabemos, algún día el planeta inevitablemente se volverá inhabitable.

También, le inquietaba el desarrollo de la inteligencia artificial, pues afirmaba que presentaba ciertos peligros; él mismo comentaba: “El desarrollo de una inteligencia artificial completa podría significar el fin de la raza humana… Los humanos, que somos seres limitados por nuestra lenta evolución biológica, no podremos competir con las máquinas y seremos superados por ellas”.

Otro tema que también se tomaba con seriedad científica era el contacto con la vida extraterrestre. Actualmente, existe toda un área de investigación científica dedicada a monitorear señales de vida inteligente proveniente de otras partes del universo. “Si los extraterrestres nos visitan, el resultado sería mucho más parecido a cuando Colón desembarcó en América”, afirmaba.

Afino este artículo con un fragmento extraído de su famoso libro “Breve historia del tiempo”: “Si descubrimos una teoría completa, sus principios generales deben ser comprensibles, con el tiempo, para todo mundo, no sólo para unos cuantos científicos. Entonces todos, filósofos, científicos y gente común podremos participar en el análisis de por qué existimos nosotros y el Universo”.

En fin, se nos fue por el agujero negro Stephen Hawking. Sólo nos dejó la imaginación que no es otra cosa que la virtud maravillosa de penetrar los misterios del porvenir y de realizar lo que la humanidad todavía no ha visto.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.