• Regístrate
Estás leyendo: La fallida política de Morena
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 23:42 Hoy

Opinión

La fallida política de Morena

Luis Lozada León

Publicidad
Publicidad

Los denominados Movimientos en política, se definen como el conglomerado de individuos hechos en virtud del poder gubernamental por el hombre que lo encarna, por sus discursos o por su programa o plan de acción, se estructura con los elementos que se sustraen de la desazón electoral de todos los partidos, dividiéndolos para formar frente a ellos una agrupación de elementos heterogéneos ligados por una supuesta constitución moral o por un slogan demagógico. Es la parte apta para edificar o sustentar una autocracia, como que siempre se tiende a un partido único.

Cuando un diputado del Movimiento de Regeneración Nacional, en este caso, José Juan Espinosa Torres, de mote el “JJ”, insulta a sus correligionarios, incita a la violencia, a la rebelión popular, al odio y a la división, al desacato de la ley desde una tribuna, ¿qué calificativos se merece? o ¿qué delito comete?

Este diputado, arropado por Morena nos ha resultado un político sin piso, sin ideología, sin conciencia, en fin, un ser ingrato, vanidoso que está impidiendo que se reconozca el aporte de los demás para lograr una Puebla tranquila, próspera y que viva armónicamente en paz.

Es triste y desconsolador para nosotros que nos esmeramos por hacer el bien sin obtener nunca la más mínima voz de aliento ni el más mínimo reconocimiento vemos como estos políticos que están acostumbrados a obtener siempre lo mejor para sí, en lugar de inspirar agradecimiento, inspiran rencor e ingratitud.

Vanidosos que no reconocen méritos ajenos, que sienten odio o aversión por los poblanos, la arrogancia y la soberbia los vuelven incapaces de enfrentarse limpiamente en una sana rivalidad.

Por eso hay que recordarles que el que busca enemigos por su intolerancia personal rara vez consigue algo distinto a su propia destrucción, y la de tanto y de todo cuanto lo rodea. Y prueba de ello son los estragos que causa este tipo de políticos ingratos, son incontables e inauditas las tragedias que provocan las revoluciones o los conflictos postelectorales.

Las manifestaciones de algunos transportistas acaecidos en la semana pasada, son muestra de que cinco personas pueden desquiciar en su día a día a la ciudad capital de más de un millón y medio de habitantes, por una obra que claramente beneficiará a los ciudadanos de a pie, de los que trabajan con cincel y martillo, que vienen de las comunidades y de las juntas auxiliares de Puebla.

Así como fustigan a los gobiernos salientes, algún día se le pedirán rendición de cuentas, pues hay que recordar el sabio adagio “con la vara que midas, serás medido”, el pueblo bueno no olvida ni olvidará toda esta serie de tropelías, atropellos y desmanes de esta nueva clase política que le tiene desprecio a la ley y a las instituciones que de ella emanan.

Y por último diremos que la ley es una fórmula de convivencia y esa es su única misión, jamás debe servir para la opresión, menos para una venganza.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.