• Regístrate
Estás leyendo: Honor al soldado Cristian y a sus compañeros
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 00:14 Hoy

Opinión

Honor al soldado Cristian y a sus compañeros

Luis Lozada León

Publicidad
Publicidad

México es un país enfermo de impunidad, violencia y corrupción. Desgraciadamente los partidos políticos están reñidos con la estabilidad, partidos liderados por políticos oportunistas y mezquinos que por años sólo han buscado promocionar su imagen para obtener beneficios electorales. Cada una de sus dirigencias de estas partidocracias, pugnan por el poder, por el poder mismo, creen poder arreglar la situación del país en un tris y los enmarca la razón que da la fuerza, pero no la fuerza de la razón.

Pero la estrujante realidad es que cuando suceden hechos como la emboscada a las fuerzas del ejército, una parte importante de mexicanos no otorgan el mérito debido a estos héroes nacionales. Esta emboscada aconteció en Culiacán, Sinaloa donde fallecieron 6 elementos del ejército y 11 fueron lesionados de gravedad, cuando el crimen organizado los atacó con armamento de alto poder de impacto incendiando el vehículo donde se transportaban.

Son héroes anónimos, la mayor parte de las veces el pueblo desconoce la identidad de las víctimas, nadie se pregunta si hay una madre, una esposa o un hijo quien les llora. ¿Se preocupa el ciudadano común sobre que tanto les habrá afectado el sueño mientras hacían la misión a tempranas horas de la madrugada? ¿Tendrían sueño, frío, hambre?

Incluso el cabo de sanidad Cristián antes de morir salvó la vida de “El Kevin”, un delincuente que era transportado en el convoy rumbo a la carretera Internacional 15 de Culiacán.

A manera de homenaje póstumo uno de sus compañeros hizo mandar una foto y un mensaje a las redes sociales: “Él era uno de nuestros compañeros caídos en Sinaloa, un gran elemento, una gran persona, que próximamente iba a ser padre, al cual le arrebataron la vida, han dejado a una mujer viuda y a un hijo que nunca conoció a su padre, descanse en paz cabo de sanidad”.

Se presume que los 60 civiles armados hasta los dientes, autores de este ataque eran comandados por los hijos de Joaquín el Chapo Guzmán, de acuerdo a primeras investigaciones, declaró el comandante del la Tercera Región Militar.

Dice el himno nacional, de letra de Francisco González Bocanegra: “Más si osare un extraño enemigo, profanar con su planta tu suelo, piensa ¡oh patria querida! que el cielo un soldado en cada hijo te dio”.

En esta guerra, no es “un extraño enemigo”, es de mexicanos contra mexicanos y cada mexicano, cada soldado que cae abatido, nos enferma más de desaliento, nos desorienta más la mirada enferma de una sociedad que trata de ocultar su vergüenza, por no tener compasión por los elementos caídos del ejército y de la marina, o como los policías de la sierra Norte que por defender el dinero de Oportunidades en Xicotepec, Huachinango, ofrendaron sus vidas.

Esta nueva cultura contempla hoy azorada, el resquebrajamiento de su propia imagen, huele mal, está desconcertada y no acierta a explicársela, la altivez de algunos políticos impide que se rectifique el camino atacando y envenenando las acciones de gobierno.

Con qué manos construiremos una cultura de solidaridad, de libertad, debemos de empezar a reconstruir presurosos la transformación de la conciencia del país para que no haya más muertos, para que no haya más tumbas de desaparecidos, para que las viejas voces del salvajismo cambien de entonación, suavicen su voz, se afinen y pidan a quien quiera por los caídos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.