• Regístrate
Estás leyendo: Cómo desestabilizar al gobierno
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 09:27 Hoy

Opinión

Cómo desestabilizar al gobierno

Luis Lozada León

Publicidad
Publicidad

La madrugada del pasado lunes, fueron detonadas tres bombas de las llamadas “caseras”, una en las oficinas del Instituto Nacional Electoral (INE), otra en la Delegación de la Secretaría de Economía, y una más en en uno de los paraderos del metro bus.

Y entonces me pregunto ¿Quienes pretenden desestabilizar al gobierno?

La oposición trata de dar un paso profundamente inoportuno que pretende desestabilizar al gobierno del estado.

Los intentos fallidos de lanzar bombas y cohetones al mobiliario público de la ciudad y al INE, es un claro y deliberado intento de los que quieren ver un desconcierto en la ciudadanía para así desalentar el voto ciudadano.

Desestabilizar, políticamente hablando, es la acción de debilitar las instituciones políticas de un Estado y de erosionar la autoridad de sus gobernantes, de modo que el sistema pierda seguridad y firmeza. Los equilibrios políticos en esas circunstancias, se vuelven precarios, y las instituciones rectoras de la convivencia social pierden fuerza.

Son varias las causas de este fenómeno, externas unas y otras internas. En determinado tiempo los Estados acostumbraron a intervenir furtivamente en los asuntos locales de otros para tratar de desestabilizar a sus gobiernos y, por ende, debilitar al Estado en su conjunto. Lo hicieron por razones ideológicas o geopolíticas.

La desestabilización interna es diferente. Está ligada primordialmente a factores internos, referentes en unos casos a la conducta de los gobernantes como la incapacidad, corrupción, impunidad, clientelismo, etc. o en otros, imputables a los grupos de inconformes que perdieron la elección pasada por lo arriba descrito, o por otros que fueron tocados en sus intereses político financieros.

Y así vemos que estos y otros factores cada vez son más recurrentes en los modelos democráticos, causándoles problemas en la gobernabilidad.

Esperemos que con la celebración de las elecciones cada quien y cada cual ocupe el lugar que le corresponde en la sociedad, y que dejen de estar acosando con actos de desestabilización la buena marcha de los timoneles.

Dicho lo anterior, ante el enorme reto que implica gobernar, yo les comparto a Voltaire, quien dijo “Debe ser muy grande el placer que proporciona el gobernar, puesto que son tantos los que aspiran a hacerlo.”

Ya sea que llueva, truene o relampagueé, este domingo 7 de junio vota por quien quieras, pero vota.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.