• Regístrate
Estás leyendo: 2017-09-10
Comparte esta noticia
Martes , 18.09.2018 / 08:56 Hoy

Opinión

2017-09-10

Luis Lozada León

Publicidad
Publicidad

Los gobiernos de coalición se forman cuando hay pactos entre grupos políticos, normalmente, de ideología política afín, para formar un gobierno conjunto. Esto ya lo han llevado con éxito los gobiernos de coalición en varios estados de la República con el PAN-PRD, como en nuestro estado de Puebla.

Pese a los conflictos internos del PAN, comparable a la guerra interna de tribus en el PRD, se ha podido lograr encaminar la unión de partidos políticos, lo que es sumamente importante, dada la geografía política que diseña las fuerzas que actúan en el país.

La semana pasada, el Partido Acción Nacional, el de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano, oficializaron el registro del llamado Frente Ciudadano por México para contender juntos, en comicios de 2018.

Aunque muchos politólogos y aves de mal agüero pensaron que no podría concretarse, yo creo que con inteligencia y despojándose de su egoísmo, los políticos actores de este pacto-acuerdo podrán llegar a puerto seguro con un candidato idóneo, dada las circunstancias actuales.

Recordemos que los partidos que conforman este Frente Ciudadano gobiernan 15 de los 32 estados del país, lo que les garantizaría una importante suma de votos.

En Europa, esto es una situación más común, 24 de los estados miembros de la Unión Europea están gobernados, actualmente, por dos o más partidos. Hay ejemplos de bipartitos, como la gran coalición de socialistas y conservadores que han gobernado en Alemania y Austria; en Bélgica, un país en donde las coaliciones son la forma más habitual de gobierno, actualmente cuatro partidos están al frente del país.

El partido azul de derecha, y el partido amarillo de izquierda, pareciese que ambos no tienen mucho en común, pero son varios los motivos que llevan al PAN a optar por la opción de coalición, en parte por la pérdida de la presidencia de la República, tras el gobierno de Felipe Calderón o, recientemente, el desastroso desempeño, este año, en los comicios por el Estado de México. Ambos, casualmente, protagonizados por Josefina Vázquez Mota, candidata mujer que no fue idónea ni atrayente para el electorado.

Por su parte, la presidenta del PRD, Alejandra Barrales, afirma que el frente opositor se interpondrá en el camino de quienes “ya se frotaban las manos para conservar el poder”; mientras tanto, Bejarano y Dolores Padierna oficializaban su salida del PRD y firmaban su anexión a Morena. Bejarano siempre ha sido leal al peje, ya que no habló sobre los dineros que recibió y apoyó a AMLO en sus candidaturas presidenciales de 2006 y 2012 con el PRD, convirtiéndose así en un símbolo de corrupción, ayudándose un poco con la leche Betty, que tenía heces fecales. Yo me pregunto ¿por qué todos los rufianes políticos prefieren el cobijo de Andrés Manuel vía Morena?

El “PRI-AN” (PRI, PAN) que tanto reprocha López Obrador, escuetamente no existe. No hay “complot”, simplemente, hay actores políticos que buscan un fin común, por medio de, precisamente, la política y no de decisiones autoritarias, ni de designaciones a “dedazo” de candidatos.

Esta sería la lista de personas que a mi leal saber y entender podrían ser los candidatos idóneos para Presidente de la República por el Frente Ciudadano por México: Rafael Moreno Valle, Miguel Ángel Mancera, Margarita Zavala, Silvano Aureoles Conejo y Ricardo Anaya.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.