• Regístrate
Estás leyendo: Otras paternidades
Comparte esta noticia

Mirada en la red

Otras paternidades

Luis A. Guadarrama Rico

Publicidad
Publicidad

Ayer, como desde hace más de medio siglo en México, se celebró el Día del Padre. A la mayoría de la gente le habita el estereotipo del patriarca agasajado en compañía de su esposa; madre de sus vástagos, con sus respectivos hijos y/o hijas (hasta máximo tres descendientes, como marca la tendencia). Dicha imagen normalmente oculta otras paternidades, dignas de consideración. Convengamos una breve excursión.

1). Padres que son recordados, añorados o ignorados debido a que partieron temprana, intempestiva o tardíamente de esta vida. 2). Progenitores que lo fueron o lo son, pero que biológicamente no aportaron la semilla germinal; una noble forma filial poco valorada, secretamente resguardada o simplemente no confesada por alguna de las partes implicadas. 3). Patriarcas ausentes que por factores heterogéneos no consiguieron ejercer este distinguido título. 4). Papás que, ante diferentes vicisitudes o fallidos intentos, se enfilaron a la generosa adopción para cubrir esa necesidad cardinal. 5). Figuras masculinas que en personas concretas han logrado constituirse en figuras paternas o simbólicas, sin que ello contravenga o desdibuje la figura del progenitor biológico.

¿Cómo dejar de mencionar a los homo-padres, dado el matrimonio igualitario? Masculinos con una paternidad digna de aprecio. Las vías son: haber salido del clóset –por parte del padre o del hijo(a)--; subrogación de vientre o, adopción legal o de facto en nombre de esa dedicación protectora.

La desnuda realidad incluye otras formas amorosas. Aquellos padres que, siguiendo con vida, han caído en la decrepitud o la senilidad, pero cuya presencia, para sus descendientes, les alegra o brinda esperanza, a pesar de que ellos se hayan marchado por el sendero de sus olvidos o lagunas.

A menudo, no tenemos en nuestros pensamientos a quienes tienen como hijos(as) a enfermos(as) crónicos(as); débiles mentales; discapacitados(as); prisioneros(as) o recluidos; dolientes terminales o, sin futuro porque les tiene la delincuencia organizada o apresados por las drogas. Desde esos infiernos, también se ejerce la progenitura, aunque desgarradora e inenarrable, pero ahí está.

Debemos aquilatar aquello que nos habita; formas de vida que permanecen cerca o lejos de nosotros. Toda celebración es, en parte, un ritual atestado de omisiones.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.