• Regístrate
Estás leyendo: Clinton contra Trump Parte I
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 00:24 Hoy

Mirada en la red

Clinton contra Trump Parte I

Luis A. Guadarrama Rico

Publicidad
Publicidad

En varios aspectos, las elecciones estadounidenses del 8 de noviembre, revisten implicaciones notables para nuestro país. Detenernos un poco a analizar los tres debates efectuados entre los candidatos demócrata y republicano, Hillary Clinton y Donald Trump, puede darnos luz para entender un poco más a fondo los fenómenos que se traslucen en la cultura política de allá y de acá.

El contexto situacional que imprime un combate dialógico es muy particular y, en muchos sentidos, ciñe tanto las formas de interacción posibles como la profundidad de la discusión, aunque su impacto social sea mayúsculo en propios y extraños, por la influencia de la pos-televisión, de otros medios digitales y por la "viralidad" de las redes sociales.

En una disputa de esta naturaleza, las condiciones sociales de los dos interlocutores gravitan permanentemente y se tornan en "bumerangs", tanto para el sistema de ataque como para el de defensa. Hillary Clinton, porta lo siguiente: Haber sido Secretaria de Estado con el actual presidente Barack Obama; senadora de los Estados Unidos (EEUU) por el estado de Nueva York; una difícil y tormentosa experiencia como "primera dama" de los EEUU, tanto por la conducción que hizo su esposo (William Clinton), en particular en torno al Tratado de Libre Comercio (TLCAN) como por las historias amorosas paralelas del atractivo Bill Clinton, vividas y exhibidas crudamente, como ácida prueba ante la ciudadanía y para la propia Hillary, en calidad de legítima esposa; abogada y profesora de leyes.

Por lo que toca a Donald Trump, sus condiciones sociales como interlocutor en los debates, no fueron menos espinosas. Veamos: Descendiente de inmigrantes alemanes y escoceses; empresario hotelero e inmobiliario, en el que su "incalculable" fortuna está ligada a evasión de impuestos, ocultamiento de información, abusos que se documentan en sistemáticos tratos injustos para quienes trabajaron para él (no pagándoles, por ejemplo); de conducta y lenguaje misógino; con episodios de infidelidad a su primera y segunda esposa y dado a hacer uso frecuente de expresiones escatológicas. Por si fuese poco, su veleidosa trayectoria política está salpicada de "coqueteos" tanto en arenas del ala democrática como de la republicana.

Por ello, a la hora de "debatir" frente a las cámaras y a las redes sociales, éstas y otras linduras biográficas, pierden densidad y, salen a la superficie en las pantallas. Seguiré.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.