• Regístrate
Estás leyendo: Caricatura política en México
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 05:30 Hoy

Caricatura política en México

Publicidad
Publicidad

Algunos han afirmado que la caricatura, y textos que le acompañan, puede funcionar como arma política.

No llega a tanto.

Este pequeño género periodístico, aunque corrosivo por su ingenio, no ha hecho dimitir a ningún gobernante en este país.

Estas piezas comunicativas tratan de correr el velo de aquello que se pretende ocultar o hacer creer, haciendo uso de recursos humorísticos.

Es un mensaje irreverente por excelencia; en principio porque dibuja una caricatura, una selección y reducción exagerada de rasgos físicos, de personalidad, comportamientos, de ideas o de instituciones, para que --en complicidad con el lector—se logre satirizar, ridiculizar o parodiar a personajes o bien sobre aquellos hechos anunciados por la clase política.

Este tipo de profesional de la caricatura regularmente tiene habilidades para el dibujo (aunque Bulmaro Castellanos, alias Magú, es una excepción palmaria) e, ineludiblemente está ejercitado en la agenda pública, así como en la historia de la nación.

Usualmente tiene formación socio-política y se mantiene al día de las acciones, expresiones o planes que anuncian los políticos; sus partidos y debe monitorear a los actores más cercanos a los gobernantes, los empresarios.

Por ello, los dibujos y textos dentro de una viñeta, se publican pisándole los talones a lo que el día anterior ha dado a conocer la clase política.

A este tipo de caricaturas se les puede considerar de coyuntura, porque van acopladas al acontecer cotidiano.

Con cierta frecuencia estas pequeñas piezas humorísticas se producen para hacer más comprensibles determinados temas que no llegan fácilmente a la población alfabetizada.

En México contamos con el valioso aporte de divulgación que al respecto nos legó el gran Rius (Eduardo del Río).

Entre otros de sus textos ilustrados me vienen a la memoria: Marx para principiantes; La revolución mexicana; El mito guadalupano; Ni independencia ni revolución; Mao en su tinta; Hitler para masoquistas; Filosofía para principiantes: desde Platón hasta hace rato; Horóscopos, tarot y otras tomadas de pelo.

También ha emprendido una labor similar Rafael Barajas Durán (el Fisgón).

Ahora recuerdo: Historia de un país en caricatura; La bola de la independencia. Una historieta de la historia y, Cómo la hacen de PEMEX.

Seguiré...

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.