• Regístrate
Estás leyendo: Los 43: lo posible y lo real/II
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 17:02 Hoy

Se descubrió que...

Los 43: lo posible y lo real/II

Luis González de Alba

Publicidad
Publicidad

3. ¿Por qué creyó Sidronio Casarrubias que los normalistas, detenidos por la policía del alcalde José Luis Abarca, eran del cártel Los Rojos? Dice que lo previno El Gil (Gildardo López Astudillo), prófugo hasta el pasado 16. Ordenó matarlos. Preso El Gil la cadena de muerte se completa.

4. El alcalde y su esposa huyeron. La PGR los encontró. Abarca está preso y confeso. También los policías de Iguala y Cocula acusados de las detenciones esa noche. Datos duros. Ni una duda.

Siguen declaraciones de los ejecutores materiales. Así caemos al pantano según el cual “todos sabemos cómo se obtienen en México esas confesiones”. No, yo no lo sé aunque estuve dos semanas preso, desaparecido, en el Campo Militar No. 1.

Dice El Cepillo que marcaron un círculo con piedras y allí quemaron los cuerpos con llantas, ramas, basura, gasolina y diésel.

Error fatal: la PGR no atrajo enseguida la investigación y se puede especular: que el alcalde era del PRD, el gobernador de Guerrero también. Peña Nieto veía venir elecciones... etc.

5. Nuevos datos duros: La PGR atrajo la investigación y tuvo apoyo de científicos de la UNAM y del Instituto Mexicano del Petróleo. Recogieron 487 muestras de piedras, plantas, larvas en tejidos, huesos y dientes humanos, restos de gasolina y diésel en donde los verdugos afirmaron haber quemado los 43 cuerpos, y aún se veía (está en fotos públicas) la huella de fuego y falta de vegetación. Los análisis muestran que hubo un fuego de hasta 1,600 grados que rompió piedras, cambió
su composición química, quemó cuerpos.

¿Prueba eso que sean restos de los normalistas? No. Diferencia: es posible que yo haya matado a Colosio. Juro que no. Demostrar que un fuego encendido con lo que hay a la mano en un basurero pudo reducir a cenizas 43 cuerpos, como dice el experto en fuegos en escenas de crimen del Depto. de Justicia de California, Dr. John DeHaan, no prueba que los restos sean de los normalistas. Pudo haber un fuego, como tantos en basureros, respondió José Torero, consultado por la CIDH. Cierto.

Pero... 6. No es la PGR en primer término quien afirma que así fue, sino los ejecutores materiales y los policías de Iguala, al servicio del alcalde por el PRD, José Luis Abarca, más los de Cocula, que los entregaron a los narcos de Abarca, Guerreros Unidos.

7. Dato sin duda: Se quejó Obama de que México es ya el primer proveedor de opio a EU.

Guerrero es el primer productor de amapola para goma de opio. Iguala concentra el 98 por ciento.

8. A un año hay más de 120 presos, entre ellos los confesos de muertes e incineraciones, que señalan dónde, cómo, con qué y por cuántas horas mantuvieron el fuego. Confirman sus confesiones 487 muestras.

DeHaan dice que le asombra la negativa del experto llamado por la CIDH, José Torero. Que Torero malinterpretó el libro básico sobre incineraciones escrito por DeHaan y D. Icove. “Es un error suponer que se necesita un gran fuego” y, piadoso, concede: “No creo que el profesor Torero haya cometido ese error”.

“Igual y sí, igual y no”, decían los jóvenes hoy cincuentones. Pero hay otro dato firme: mientras el Equipo Argentino de Antropología Forense trabajaba, buzos de la PGR, siguiendo las confesiones de los detenidos, encontraron en el río San Juan bolsas de plástico llenas de huesos humanos quemados.

Se enviaron para su análisis genético a la Universidad de Innsbruck, Austria —la misma que confirmó restos atribuidos a la familia del último zar— y uno dio ADN de Alexánder Mora Venancio, uno de los 43. El miércoles 16 la PGR ofreció un nuevo hallazgo de Innsbruck: ADN de Jhosivani Guerrero de la Cruz y otro fragmento confirmó ADN de Mora Venancio.

¿Por qué matarlos? Los expertos de la CIDH desempolvaron un viejo dato: sin saberlo, se robaron un autobús con destino a EU donde Guerreros Unidos habían ocultado opio. Abarca, narco y dueño de la policía, los detuvo. Les habían robado su goma a Guerreros Unidos. Pusieron punto final.

“No le creo a la Universidad de Innsbruck” es una niñería para no cerrar un año de gira todo-pagado entre Nueva York, San Francisco y Montreal. Listillos.

¿Y el asesinato de Gonzalo Rivas, quemado vivo por los normalistas que incendiaron —con nobles fines— la gasolinera donde trabajaba?

www.luisgonzalezdealba.com

Twitter: @LuisGonzlezdeA

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.