• Regístrate
Estás leyendo: La ley y el cristal con que se mira
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 10:07 Hoy

La calle

La ley y el cristal con que se mira

Luis González de Alba

Publicidad
Publicidad

Entre policías entrenados para control de multitudes enardecidas transcurre una bellísima película alemana: Freier Fall: Caída libre. Los primeros segundos hacen pensar a cualquier mexicano: un batallón de jóvenes y no tanto, fuertes, en camiseta y pants de uniforme, corren en una pista entre bosques, luego toman apuntes en un aula luminosa y equipada como Tec de Monterrey, con equipo protector y cascos arremete un bando contra otro en papel de manifestantes; viene la clase de judo y karate y el entrenador detiene el exceso de uno ante el otro, vencido. “¡Los quiero a los dos en mi oficina!”

Antes de que comience el romance, porque lo hay, vemos al equipo, incluidas varias mujeres, llegar a donde manifestantes los reciben a pedradas: se ponen sus cascos, bajan las viseras y salen a encapsular grupos violentos y detenerlos.

Las noticias del Canal 2 pasaron hace tiempo un video lamentable: un asaltante armado de un cuchillo robaba pasajeros de un camión urbano cuando una patrulla lo descubrió. El delincuente baja y se lanza, cuchillo en alto, contra los dos patrulleros, dos con pistolas desenfundadas. Resultado: por unos minutos vemos cine del Gordo y el Flaco: el delincuente persigue a los dos policías en torno a la patrulla. Cuando estuvieron jadeantes, el ladrón se fue... caminando.

Al final del hilarante sainete dijeron que no podían usar sus pistolas porque el ladrón sólo portaba cuchillo y se las verían con Derechos Humanos por uso excesivo de la fuerza.

Es obvio que ese par de policías panzones nunca habían corrido unos kilómetros diarios y no tienen un código de acción preciso: el qué sí y el qué no bien definido. Un cuchillo es un arma mortal.

El punto es que la línea divisoria, a la hora de recibir metralla de sicarios, no es tan nítida como en los escritorios de los que comentamos el asunto o en las oficinas de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Entiendo el pánico del policía mal entrenado. No los han provisto de códigos precisos para la acción y ganan menos que quienes escribimos en Reforma o MILENIO.

Medalla BELISARIO DOMÍNGUEZ 2016 para Gonzalo Rivas Cámara, que salvó cientos de vidas a costa de la suya:#BelisarioParaGonzaloRivas.

Novedad: Mi último tequila, autobiografía procaz. Cal y Arena.

www.luisgonzalezdealba.com

@luisgonzlezdea

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.