• Regístrate
Estás leyendo: Corrupción= burocracia +hiperlegislación
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 15:30 Hoy

La calle

Corrupción= burocracia +hiperlegislación

Luis González de Alba

Publicidad
Publicidad

Haga usted la prueba, si tiene un pequeño negocio, de no usar sino la ventanilla adecuada y hacer los pagos en caja. Acabará cayendo en pequeños actos de corrupción que se sumarán a los grandes y darán la visión de un país cuya corrupción surge de los mismos ciudadanos.

Es verdad que se nos educa en la manga ancha de que tenemos derechos sin obligaciones. Pero también lo es que las autoridades planean con saña las fuentes de corrupción cuando elaboran reglamentos secundarios, motivos de clausura, exceso de papeleo burocrático.

El cuadro de corrupción del que ha dado cuenta en estas páginas Héctor Aguilar Camín, tomando datos espeluznantes de María Amparo Casar, tiene fondo: tres niños asaltaron en Tlatelolco (of all places) a otro menor de edad y fueron detenidos. Los padres de los pequeños asaltantes ya elevaron su protesta enérgica. Luego vendrán las “redes sociales” con su cantaleta: ¡Claro! Detienen a unos ladronzuelos, pero nada hacen contra las artimañas de la casa blanca de la primera dama. Redes que callarán, de forma conveniente, el asunto de la casa en la Roma de Marcelo Ebrard y la escandalosa corrupción de la Delegación Cuauhtémoc multiplicada en tiempos de Dolores Padierna y su pandilla.

Una breve anécdota ilustra la corrupción y su origen: cuando fui a sacar mi primera licencia de manejo llegué con aires de ciudadano, rechacé “ayuda”, pedí mis trámites, pagué derechos en ventanilla, hice examen. Luego me llevaron al examen de manejo. Consistía en estacionar un coche, el oficial, en un rectángulo de marco amarillo en tres y sólo tres movimientos y no quedar mordiendo nada la raya amarilla. Argumenté que era estacionarse a ciegas y en la vida real tendría el espacio marcado por autos. Nada. Era así o no era.

Por supuesto quedé mordiendo una línea. Pedí nueva prueba. Debían pasar 72 horas...

Pagué por la aprobación del examen.

¿Y el asesinato de Gonzalo Rivas, quemado vivo por los normalistas que incendiaron a propósito la gasolinera donde trabajaba?

Novela: Olga: De cómo una bellísima jovencita hace todo por destruir su vida, y casi lo consigue.

www.luisgonzalezdealba.com

@luisgonzlezdea

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.