• Regístrate
Estás leyendo: “Suicidio: ¿Muerte sin Fin?”
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 22:12 Hoy

Panóptico

“Suicidio: ¿Muerte sin Fin?”

Luis García Abusaíd

Publicidad
Publicidad

Coahuila está entre los primeros 10 estados con más suicidios del país. En este año, han ocurrido, hasta el mes de agosto, 119 eventos suicidas? Es decir, un suicidio cada tercer día (PGJE).

¿Qué tiene nuestro estado que provoca tal dosis de violencia contra uno mismo? ¿Por qué los coahuilenses no encuentran ya, en el temor a Dios o el abrigo de la familia un freno a sus intentos de muerte? ¿Por qué no hallan en sus estudios o sus trabajos una esperanza de futuro? Ya no digamos en la política.

¿Dónde están las referencias que darían certidumbre a estos hombres y mujeres suicidas en un mundo definido, precisamente por su complejidad y falta de certezas?¿Dónde están esas instituciones tradicionales (familia, religión, economía, educación y política) que en su momento ofrecieron firmeza a nuestros padres y abuelos?

Los valores familiares tradicionales están dejando de serlo. La iglesia católica ya no es única surtidora de parámetros morales.

La educación tiene serios problemas para demostrar que es un factor de integración, movilidad y sobrevivencia social. La economía está en crisis permanente. Y la política (ciudadana) en nuestro país, apenas tiende, y de manera muy primitiva, a ser un factor de cohesión social.

¿Hacia dónde está el sentido de futuro? Interrogan los potenciales suicidas desintegrados de su sociedad.

Para añadir sal a la herida: ¿Qué papel juegan los medios de comunicación ante esta ola de suicidios? Relativiza y cuestiona los valores de instituciones tradicionales.

Crea la ilusión de que el acceso al consumo iguala y unifica a nuestra sociedad a pesar de sus profundas desigualdades económicas.

Y forja un sentido de individualidad desprendido de toda responsabilidad comprometida con su comunidad.

Más aún. Este hombre desintegrado y sin referentes que den sentido y significado a su vida, es presa de un bombardeo mediático que le torna inmune ante la violencia, ya contra otros, entre otros, o contra sí mismo, de tal suerte que su nivel de tolerancia y aceptación de la misma se incrementa cada día.

Por ello, esos suicidas en Coahuila son víctimas de su desesperanza que anuda desintegración social y violencia normalizada alrededor de su cuello para colgarse como ofrenda a la crueldad inmisericorde de esta sociedad.



canekvin@prodigy.net.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.