• Regístrate
Estás leyendo: “Nulidad: Entre el Desesperado y el Nervioso”
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 05:09 Hoy

Panóptico

“Nulidad: Entre el Desesperado y el Nervioso”

Luis García Abusaíd

Publicidad
Publicidad

Este pasado viernes, Guillermo Anaya, desenfundó su verdad política para asegurar que “el Tribunal Federal Electoral (TRIFE) anularía las elecciones en Coahuila”.

Y disparó para dar esperanza a la justificada indignación ciudadana aglutinada en las distintas marchas de un Frente confundido entre la defensa legal del voto y el espaldarazo electoral al mismo Anaya, quien sentenció: “El TRIFE votó (en contra del argumento priista) para validar el Reglamento de Fiscalización”.

Y abundó, pero sin tener el conteo de las actas distritales a su favor: El TRIFE utilizó ese mismo criterio de fiscalización en Estado de México y Nayarit, por lo tanto, “la nulidad es un hecho en nuestro estado”.

Fuera de sí, Anaya sacó su estoque y dijo cual novillero en ciernes; tenemos al astado exhausto, desangrado y confundido: “la estocada final al PRI y a Moreira es cuestión de tiempo”.

Se escuchaba el eco de sus palabras, cuando el Gobernador de Coahuila, Rubén Moreira, reviró: Al contrario de lo dicho por Anaya, “la resolución del TRIFE en Estado de México y Nayarit abona para confirmar los resultados de la elección de gobernador en Coahuila”.

Y argumentó, blindado por la verdad jurídica: “En la elección del Estado de México, el TRIFE desechó criterios ilegales utilizados por el INE para justificar el rebase en gastos de campaña. Esas mismas directrices serán utilizadas en Coahuila para eliminar el rebase de ambos candidatos. Ninguno (de los dos) pasará el 5% del tope”. El Gobernador Constitucional será Miguel Riquelme.

Moreira, mirando las actas distritales que nombran Gobernador Electo a Riquelme, se rebasa a sí mismo para decir: “Anaya es un ex candidato desesperado. Todo lo construyó con falsedades y habilidad para engañar a los ciudadanos”.

En su vuelta al ruedo, Memo, cargado en hombros por un monosabio con plaza casi vacía, alcanza a gritar: “Cálmate Rubén andas nervioso”.

Una vez más. La nulidad está entre la verdad política del desesperado; vacua pero elocuente y la verdad jurídica del nervioso, sólida pero lenta.


canekvin@prodigy.net.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.