• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 22:42 Hoy

Panóptico

“¡La Mazorca se desgrana! (1)”

Luis García Abusaíd

Publicidad
Publicidad

Envalentonado por el triunfo del PRI en las elecciones pasadas, el gobernador Rubén Moreira mueve sus fichas para nombrar la lista de los Diputados Federales en 2015, afianzar la candidatura de Miguel Riquelme para 2017 y, fortalecer su imagen de Gobernante con una visión de estado, en control absoluto de Coahuila. La lista de Rubén está integrada por Francisco Saracho, Noé Garza Flores, Rodrigo Fuentes, Armando Luna, Miguel Mery, David Aguillón, Ana Sofía García Camil, Diana Patricia González Soto y María Esther Monsiváis. Para imponer su voluntad, Rubén requiere cumplir con la cuota de género, negociar su propuesta con el CEN del PRI y la Secretaría de Gobernación y, definir si abrirá opciones para otros grupos políticos priístas que buscan competir con Enrique Martínez Morales, Boreque Martínez, Jericó Abramo, Fernando de las Fuentes, Javier Guerrero, Alejandro Gutiérrez y Óscar Pimentel.Esta última decisión es crucial. Si Rubén se empeña en imponer su lista, corre el riesgo de polarizar en su contra, al resto de los grupos políticos priístas, que lo enfrentaría como bloque en 2015 y en 2017; y César Camacho y Miguel Osorio, los guardianes de Enrique Peña Nieto, quitarían de Rubén la posibilidad de decidir.¿Qué requiere Rubén para entender esta situación? Primero: Darse cuenta que la marca Moreira está acabada. No existe detrás de la misma, un grupo político fuerte que respalde y defienda con sólida argumentación política y técnica, el legado de su hermano Humberto, en los temas de la megadeuda y la inseguridad pública. El esfuerzo de Rubén ha sido valioso en ambos casos, pero nunca podrá borrar lo sucedido de la memoria histórica de los coahuilenses.En este momento, la clase política moreirista no existe. Este vacío es una deuda con la historia que ni Humberto o Rubén supieron cumplir. El reclamo era uno: Formar una clase política con los valores de una clase media resultante de la cultura del esfuerzo; y no lo entendieron, al privilegiar la concentración del poder en sus personas.Por esa razón, hoy regresan los grupos priístas de antaño, ligados al poder económico, a competir por la gubernatura contra Rubén y su grupo de amigos, que imaginan imponer por 18 años continuos, un moreirato que dejó de existir hace tiempo.Segundo: Entender que los muchos muertos políticos dejados a la vera del camino por el moreirato, están prestos a resucitar arropados por el resto de los grupos políticos priístas. Éstos son, entre otros, burócratas que fueron despedidos, proveedores que perdieron su patrimonio por falta de pago oportuno y, políticos de primer nivel que fueron agraviados en su momento. Tercero: Sopesar, si el imponer su lista de Diputados y su candidato a la gubernatura, son mejores opciones que abrir el juego para negociarlas con sus adversarios y de esta manera, blindar su salida como gobernador en 2017.


canekvin@prodigy.net.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.