• Regístrate
Estás leyendo: Sobre Rebeca Clouthier
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 09:06 Hoy

Ciencia y política

Sobre Rebeca Clouthier

Luis Eugenio Todd

Publicidad
Publicidad

“Lo bello de la dialéctica hegeliana”


A raíz de un artículo del suscrito aparecido la semana pasada sobre Miguel Treviño, he recibido una serie de comentarios y críticas, que aprecio y respeto, hasta de familiares que tienen experiencia personal con el tema.

Esto se genera porque, en contra de mis principios, di una opinión de carácter político personal, que trato de no hacerlo para tener la objetividad que se requiere en un escrito público, en el cual uno debe medir y pesar los aciertos y errores de personalidades, sin comprometer totalmente un juicio, porque eso sacrifica las diferencias y presupone algún interés personal o seguir alguna corriente gubernamental o antigubernamental.

Me señalan mis críticos que Rebeca tiene experiencia y que es muy capaz, además de trabajadora y leal a sus convicciones. Lo anterior lo transcribo y también la opinión de que Miguel Treviño sigue determinadas corrientes empresariales que no siempre han favorecido el pueblo, yo espero que el voto resuelva las diferencias.

Por supuesto que no acepto la crítica que el hecho de ser mujer es una desventaja, sino al contrario, siempre he pensado y está demostrado que el cerebro de la mujer es más amplio y tiene mayor percepción consciente de la realidad, lo que le permite juicios certeros y un nivel de competencia superior, en muchas áreas.

Valgan estas digresiones para darle luz a otras opiniones y seguir respetando mis viejas lecciones de filosofía y mi admiración por los pensadores, entre ellos Hegel y Platón, que defendían la búsqueda de la verdad a través de la contradicción y no de la unificación de criterios

Descartes: Pienso, luego existo… Viva la diferencia, porque ahí se puede encontrar la verdad.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.