• Regístrate
Estás leyendo: Se acabó la luna de miel de AMLO con los empresarios
Comparte esta noticia

Ciencia y política

Se acabó la luna de miel de AMLO con los empresarios

Luis Eugenio Todd

Publicidad
Publicidad

Ya empezaron las contradicciones y todavía no comienza.

Yo, igual que todos los mexicanos, tengo la esperanza de que el nuevo Presidente electo pueda implementar algunas de sus promesas de campaña y genere más equidad en la distribución de los recursos nacionales, evitando la impunidad, la corrupción y modificando las estructuras básicas espirituales que la educación representa.

Por supuesto que sus ideas revolucionarias para combatir la marginación son en teoría muy buenas, porque ese tema de la pobreza es insultante para todos los mexicanos que tenemos algún trabajo o poseemos algo de recursos y, reitero, quisiéramos que la distribución del ingreso nacional no fuera acumulado por muy poca gente, como sucede en la actualidad.

Sin embargo, en otras áreas de la política y de la comunicación hay mucho que discutir y el ejecutivo tiene que aprender a oír a todas las fuerzas sociales que existen en el país. Lo anterior lo ejemplifico con que ahora los representantes de la cámara empresarial le están criticando los famosos súper delegados y, así como en otros casos, él se está refugiando en su tozudez y con la excusa demagógica de que va a hacer consultas populares para todos los temas, lo cual suena muy bien, pero es un absurdo en muchas áreas técnicas, pues el pueblo lo eligió a él y le dio confianza y debe escucharlo, pero no andarle preguntando sobre todos los temas, porque eso va a generar una gran confusión.

La cámara de los empresarios tiene algo de razón, pues no se ha explicado bien la función de esos súper delegados, o virreyes aparentes, que él quiere nominar.

Descartes: Pienso, luego existo… Para ser un gobernante sabio, hay que saber escuchar.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.