• Regístrate
Estás leyendo: Rafael Márquez: su linchamiento
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 14:11 Hoy

Ciencia y política

Rafael Márquez: su linchamiento

Luis Eugenio Todd

Publicidad
Publicidad

“Ambición y confusión”


Todos los amantes del futbol gozamos la calidad profesional, la seriedad y el liderazgo de este gran jugador que llegó a los lugares de mayor excelencia en el arte-ciencia de este deporte, como fue el caso del equipo Barcelona, de España, en donde brilló por su calidad y profesionalismo. También en México, como capitán de la Selección Nacional, todos llegamos a admirar esa nobleza que inspiraba su fórmula de juego y la fortaleza que el personaje daba a la presencia mundial de nuestros equipos. Pero…

Como es ya costumbre en la época actual, ha sido declarado presunto culpable “de oficio inmediato”, pues ni oportunidad se le ha dado de defender una relación comercial que tuvo con un miembro del libertinaje criminal y del manipuleo de capitales, así como de su posible relación con las estructuras del poder que tiene el narcotráfico.

Yo no estoy seguro que él, en aquella época joven, haya conocido los riesgos de asociarse con algunos empresarios cuyo capital es de dudosa procedencia, como fue este caso, y creo que todos debemos imaginarnos a un muchacho con ambiciones que, repentinamente, gana mucho dinero en el futbol y busca invertir sus recursos, sabiendo que la vida media de un futbolista activo es menor a los 20 años y quizás pensando en su futuro, o asesorado equívocamente, incorporó una fórmula que propicia suspicacias y que ahora las leyes frías norteamericanas han aprovechado para, en asociación con algunos medios de comunicación, hacer de esto un escándalo y juzgar, sin derecho de audiencia, a una persona que merece un justo tratamiento y oportunidades legales y mediáticas para explicar sus inversiones.

Así, se ha generado un escándalo que apunta a terminar con un ícono nacional del deporte profesional, pues ya la mayoría lo ha declarado culpable, lo que se ha hecho costumbre en nuestro país, destruyendo imágenes, familias, oportunidades y tumbando a los ídolos hasta hacerlos añicos en el suelo, rompiendo más la confianza social y política, que en México cada día es menor.

Todo esto conduce a una autoestima nacional devaluada y a un país que no cree en nada y en nadie, pues los ídolos tradicionales del magisterio, del sacerdocio, la política, la medicina y ahora hasta del futbol, son sujetos permanentes de la “duda que mata”.

luisetodd@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.