• Regístrate
Estás leyendo: ¡Otra reforma administrativa!
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 19:44 Hoy

Ciencia y política

¡Otra reforma administrativa!

Luis Eugenio Todd

Publicidad
Publicidad

Cambiar todo para seguir igual


El suscrito ha colaborado con 5 gobiernos y en todos ellos el Ejecutivo ha hecho cambios en la administración "con el buen ánimo de mejorar". De todas las reformas prefiero la de Jorge Treviño, que fue la más sencilla y para mí lo califican como el mejor gobernador que he conocido. Él tenía una Secretaría General, una Secretaría Particular con dos personas, un procurador, una Secretaría de Desarrollo Urbano, una Asesoría Jurídica, también un secretario de Educación y uno de Salud, y el Desarrollo Social se llevaba a cabo en el DIF, su Tesorería la presidía el mejor tesorero: Víctor Gómez, y tenía un oficial mayor que coordinaba toda la administración, incluyendo las compras. Además integró la Delegación Federal de Economía (ahora las delegaciones duplican funciones). Y eso era todo. Así fue considerado por sus "enemigos" periodísticos, al final, como un excelente gobernador.

Sin embargo, el ansia de cambiar nos devora a todos aquellos que hemos estado en el sector público y olvidamos la frase solemne de López Portillo, culto presidente, que decía: "Hay que conservar lo que hay que conservar y hay que cambiar lo que hay que cambiar"; es decir, hay muchas cosas que deben conservarse en el cambio de estafetas de un gobierno a otro, pues sólo con la suma de ellas se consolida un gobierno histórico, de servicio público integral.

Actualmente el gobernador Jaime Rodríguez y los habilidosos expertos, según dicen ellos, que lo rodean, le han propuesto una serie de cambios raros para llegar a los mismos objetivos y así quieren la integración de dependencias y el cese fulminante del 30% de los empleados, lo que según ellos reducirá en 500 millones de pesos los gastos, olvidándose que hay que pagar indemnizaciones, que se llevarán "entre las patas a justos y pecadores" y que causarán múltiples problemas familiares del desempleo y además olvidarán la frase del maestro Bravo Ahuja, que cuando me opuse y gané en la UANL, le pregunté: ¿Por qué aumentar las preparatorias a 3 años, cuando se aprende lo mismo con 2? Él me contestó: "Porque hay que crear amortiguadores del desempleo".

En fin, aquí les mando anécdotas viejas de un hombre joven que sólo quiere ayudar para que las cosas mejoren, no solamente cambien de nombre.


luisetodd@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.