• Regístrate
Estás leyendo: Nuevo León y Tamaulipas: hermanos
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 03:15 Hoy

Ciencia y política

Nuevo León y Tamaulipas: hermanos

Luis Eugenio Todd

Publicidad
Publicidad

Fuimos una unidad.

Según mi experiencia, el ejercicio del poder implica el olvido del rencor, del resentimiento, de la competitividad y de las frustraciones, así como del egocentrismo. De ahí que el poder requiere pulcritud y atención fundamentalmente al quehacer social y no al fenómeno individual o a la presunción de un determinado estado de ánimo u orgullo regional.

Todo esto en referencia al comentario del gobernador Manuel González, que decía que había que tener cuidado en la carretera a Reynosa y la respuesta vitriólica, hormonal y negada de los objetivos fundamentales de la unidad y el quehacer social, del gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca.

El gobernante se sintió ofendido y replicó que en Nuevo León también hay violencia. La verdad es que en ambos estados la hay, pero en algunas áreas hay más y la obligación de Manuel fue advertir a los habitantes de Nuevo León, de acuerdo a las experiencias recientes, de evitar usar una carretera que es actualmente muy peligrosa; y eso no tiene nada que ver con orgullo regional o con no reconocer que en Nuevo León también hay áreas peligrosas.

Valga mi conclusión para sugerir a los dos gobernantes que tomen el teléfono, se pongan de acuerdo, hagan una declaración conjunta y no se les olvide que Tamaulipas y Nuevo León fueron una unidad y que tienen problemas semejantes, que a veces se agravan más en un área que en otra y que una declaración simple no debe causar un agravio y menos un resentimiento.

Paz y buena voluntad. Olvídense de lo personal y piensen en lo social, que es su obligación.

DESCARTES: Pienso, luego existo… Hay que dejar el yo en el clóset y sacar a la calle el nosotros.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.