• Regístrate
Estás leyendo: Mucho ruido y pocas nueces
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 05:02 Hoy

Ciencia y política

Mucho ruido y pocas nueces

Luis Eugenio Todd

Publicidad
Publicidad

Salinas puede invitar a su cumpleaños a quien él quiera

Los mexicanos somos muy amantes de la imaginación y de la interpretación de datos intrascendentes y a veces poco serios, y ponemos poca atención a los que verdaderamente afectan a nuestra sufrida nación. Le damos importancia al cumpleaños del ex presidente Salinas y ningún valor a las misteriosas y secretas reuniones entre los precandidatos y los jefes de los partidos, e instituciones verdaderamente importantes en lo político.

El ex presidente Carlos Salinas invitó a cenar a “todo el mundo político” y eso causó un diagnóstico de presunción de que él solo maneja toda la política nacional; y como tiene muchos amigos del pasado y del presente, a los que invitó, aunque le faltó El Bronco, lo colocaron como el “jefe máximo” de la política nacional. Lo anterior haciendo una comparación con la época de Plutarco Elías Calles, quien ponía y quitaba presidentes a su antojo; pero esa era otra época.

Ahora las cosas han cambiado mucho y el país, que tenía 12 millones de habitantes en 1920, ahora tiene 135 millones y las fuerzas políticas son totalmente distintas, por lo que no son posibles de comparar y menos aún de interpretar, más que como una pintoresca y burlona expresión política-social de las actividades que forman parte del actual proceso electoral.

El suscrito cree que en los cumpleaños, uno puede invitar al dios y al demonio y también a los ángeles buenos y a los malos y eso no tiene ninguna repercusión en el tránsito del cosmos, en donde la ciencia sí puede cambiar las cosas valiosas y el arte espiritualizarlas, porque la política es solo la gerencia de la enfermedad humana del poder.

Pienso, luego existo… Galileo pudo invitar a su cumpleaños a Juana de Arco, si le hubiera dado la gana.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.