• Regístrate
Estás leyendo: México y Trump: ¡no pasa nada!
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 10:38 Hoy

Ciencia y política

México y Trump: ¡no pasa nada!

Luis Eugenio Todd

Publicidad
Publicidad

Perro que ladra no muerde.

Hace muchos años, el gobernador de ese entonces, Natividad González Parás, me invitó a una reunión con el presidente de la Universidad de Texas en Austin. En esa comida, como es costumbre en EU, cada comensal dio su opinión sobre diversos aspectos de la política internacional. A mí me tocó una pregunta difícil del rector de esa gran institución, quien me espetó: ¿Cuál cree usted que sea la diferencia entre la política mexicana y la norteamericana? A lo que repliqué:

Señor rector: yo creo que la diferencia fundamental es que México no tiene un sistema político consolidado de todas las fuerzas sociales del país, y por eso requiere un presidente fuerte para suplir las carencias del sistema interno. A lo que agregué: Ustedes tienen un sistema bien establecido, con influencia económica, política internacional, y con la fuerza que les da ser la primera potencia del mundo en armamento, y también en educación, pero sobre todo en ciencia y tecnología. Y añadí: y como tienen un sistema, no requieren un presidente, por eso el presidente Bush Jr. ha sido capaz de gobernarlos, al margen de su incompetencia y falta de claridad intelectual.

Valgan estos comentarios para señalar que no me asusta el ascenso de Trump al poder, porque ya estoy curado de esa enfermedad y porque creo que los ladridos y amenazas expresadas durante la campaña del candidato, ahora jefe de la máxima potencia mundial, están bajo control, ya que el sistema financiero-político internacional, lo va a obligar a tomar decisiones dentro de ciertos límites, en beneficio de la salud económica y social del mundo.

Al final de esta circunstancia, Trump seguramente tendrá iniciativas semejantes a sus gritos de campaña, pero éstas serán amortiguadas por el congreso y por la élite de ejecutivos internacionales. Eso sucederá a pesar de que el senado y la cámara de representantes tengan mayoría republicana, porque los políticos en EU tienen intereses y no comen lumbre, aunque se los diga su aparente jefe. Y finalmente recordemos la vieja y cervantina frase de: “Perro que ladra, no muerde”, y México seguirá en un mundo distinto, pero con la misma problemática internacional.

Por supuesto que acepto que esta opinión quizás sólo manifiesta un deseo, pero yo creo que lo monstruoso se autoinmola.

luisetodd@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.