• Regístrate
Estás leyendo: Metrorrey: una pena ajena
Comparte esta noticia

Ciencia y política

Metrorrey: una pena ajena

Luis Eugenio Todd

Publicidad
Publicidad

 Tropiezos y más tropiezos


La idea de tener en Monterrey un transporte urbano moderno, rápido y confortable, el Metro, fue de Alberto Santos, bajo la idea de Jorge Treviño, y así tuvimos ese medio de comunicación que es usado desde hace muchos años en otros países del mundo. La idea se pudo concretar por una planeación y administración honesta y adecuada.

Posteriormente, durante el gobierno de Fernando Canales no se hicieron ampliaciones y después Metrorrey, el organismo que lo opera, ha tenido una serie de tropiezos, como el manejo irregular de los recursos, que no le han permitido ser la verdadera solución a la contaminación y a la vialidad de nuestra área metropolitana.

Qué tristeza me da todo esto, pues he vivido en otras ciudades y he observado que El Metro resuelve o atenúa los problemas de vialidad y contaminación, en tanto que aquí la federación no nos da el presupuesto, no se mantiene el sistema Metro, se quiere comprar vagones usados, un desastre.

El mejor legado que nos puede dejar el gobernador es un Metrorrey moderno. Por favor, júntense las “fuerzas vivas” de la ciudad y háganlo.

Descartes: Pienso, luego existo... Todavía es tiempo de que Metrorrey cumpla su función.

luisetodd@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.