• Regístrate
Estás leyendo: Manuel González
Comparte esta noticia
Viernes , 17.08.2018 / 01:29 Hoy

Manuel González

Publicidad
Publicidad

“Buena elección.”

Dentro de la tempestad que significó la llegada de El Bronco a la gubernatura, quizás la mejor elección, ahora que se va de candidato independiente a la Presidencia, sea Manuel González, a quien conozco hace muchos años. Manuel fue jefe de Oficina de Jorge Treviño, donde lo traté frecuentemente y después fue líder de la diputación local, con lo que tiene la enseñanza de un gobierno sobrio y solemne, como fue el de Jorge, y eso ya es un buen síntoma: a buenos maestros, buenos alumnos.

Manuel tuvo la audacia y la lealtad con El Bronco y creyó en su proyecto desde el principio, antes de que se saliera del PRI, y eso solo significa que hay valores que seguramente heredó de su padre, quien también tiene vena política y que fue bien conocido hace muchos años, por su influencia política en Sabinas y después en el estado.

No estoy de acuerdo con la confusión y el desorden, por lo que espero que este personaje pueda conciliar intereses con la Cámara de Diputados y salga adelante con un Nuevo León bien organizado, triunfador y capaz de recuperar el prestigio que siempre ha tenido en el panorama nacional.

Aunque Manuel tiene un amplio criterio, algunos se quejan de que es un poco intransigente, lo que puede interpretarse como intolerancia a las cosas con las que no coincide, y de defecto puede convertirse en virtud, lo cual es bueno para un gobierno que requiere estabilidad y sobre todo creatividad, armonía y amor a la entidad.

De todos los gallos que sonaban, incluyendo a algún empresario, Manuel tiene la mayor experiencia y esperemos que no sufra la enfermedad del poder.

DESCARTES: Pienso, luego existo… Panorama incierto a nivel nacional y local al que hay que adaptarse.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.