• Regístrate
Estás leyendo: Los sueldos: ¿demagogia o realidad?
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 04:51 Hoy

Ciencia y política

Los sueldos: ¿demagogia o realidad?

Luis Eugenio Todd

Publicidad
Publicidad

 El mercado manda en el liberalismo económico actual.

AMLO se ha pronunciado por sueldos bajos para los funcionarios y él mismo ofrece reducirse el suyo a la mitad, sirviendo de ejemplo para que todos los nuevos funcionarios que llegarán a la administración con el próximo gobierno federal se acostumbren a vivir con menos recursos.

Mientras esto sucede, las grandes empresas tienen salarios dignos para sus funcionarios y entonces el mercado, que según los economistas manda, se va a llevar todo lo bueno que hay en el gobierno a la iniciativa privada.

En otros países no se manejan en esa forma, pues en Finlandia, que es el mejor país anticorrupción que existe, los funcionarios y los maestros ganan los más altos salarios. Así sucede en Suiza y en Singapur, y por supuesto ellos saben que cualquier acto de corrupción será sancionado; pero dada su capacidad, viven la vida de acuerdo al perfil de las necesidades de la época.

La promoción salarial debe ser aquella que pueda competir con el perfil adecuado, sobre todo en las áreas técnicas, porque si no hacemos esto, estaremos buscando la medianía, pero de capacidades, para dejarle al capital la oportunidad de tener los mejores.

Yo pienso que esta expresión alegre, demagógica, tiene que revisarse, sin pensar solamente en los corruptos. Ojalá se confronte esta alegoría verbal con la realidad del sistema económico liberal de la competencia y no del amor y paz que, desgraciadamente, domina el mundo.

Descartes: Pienso, luego existo… Rebajar los sueldos es un acto muy atractivo para la opinión pública, pero no es realista.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.