• Regístrate
Estás leyendo: Los contribuyentes no son criminales: AMLO
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 15:42 Hoy

Ciencia y política

Los contribuyentes no son criminales: AMLO

Luis Eugenio Todd

Publicidad
Publicidad

 Reforma fiscal novedosa.


Antier AMLO, presidente de la nueva izquierda, visitó Monterrey y le dedicó minutos al gobernador y mucho tiempo a los empresarios, señalando que iba a modificar la reforma fiscal. En su comentario expresó que los contribuyentes no debían ser tratados como criminales, lo cual me parece muy bien, y que iba a hacer una reforma fiscal basada en la confianza, en que cada quien, al finalizar el año, dijera cuáles fueron sus ingresos y pagara los impuestos correspondientes. Después, propuso, se fiscalizará por sorteo a algunos de los causantes, para confirmar la verdad.

Todo lo anterior suena muy bien, sobre todo en la simplificación y confianza, pero quizá sea poco realista en otorgarnos confianza a los mexicanos, pues aún en los exámenes sin supervisión no hemos sido dignos de ella y más aún en el tema fiscal, pues en muchas empresas grandes, medianas y pequeñas consideran un deporte engañar al fisco no presentando información real, o como le hacen algunos grupos corporativos, que tienen asociaciones civiles para derivar recursos o empresas que pierden para equilibrar sus finanzas y, en fin, un sinnúmero de parafernalias para evadir el pago de los impuestos, pero eso sí, exigiendo al gobierno buenos servicios.

Hace algunos años le escuché al gran fiscalista y gobernador del estado Jorge Treviño una forma muy simple de pagar los impuestos: un IVA de un 15% parejo, algo parecido a lo que se hizo en Irlanda. Así se simplificaría el proceso y estaría más acorde con la realidad y la justicia de que el que gane más, pague más.

Descartes: Pienso, luego existo… Simplificar los procesos y generar confianza es un buen concepto.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.