• Regístrate
Estás leyendo: Las elecciones y la coprofagia
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 02:08 Hoy

Ciencia y política

Las elecciones y la coprofagia

Luis Eugenio Todd

Publicidad
Publicidad

Nunca había existido tanta suciedad

Coprofagia es una costumbre de algunos animales irracionales que se comen su propio producto colónico, es decir, su excremento. También sucede en algunos seres humanos que han perdido totalmente la razón y que son considerados como dementes.

Valga esta introducción para señalar, que en mi experiencia de haber asistido o participado en siete procesos electorales para elegir gobernador y en seis para elegir Presidente de la República, he sido testigo de muchos ejemplos de servidumbre humana, así como de traiciones, deslealtades, calumnias y difamaciones, pero nunca había observado lo que sucede hoy en día, en que con gran tristeza percibo la pérdida absoluta del respeto a la dignidad humana.

Por supuesto que todo esto es nuestra respuesta autodestructiva a una excelente época en donde la comunicación nos debía acercar como seres humanos para buscar en conjunto el nosotros social y así mejorar nuestra vida y nuestra presencia comunitaria. Este método también es excelente para la educación y puede borrar la ignorancia, que es hermana de la pobreza.

Sin embargo, en la actualidad, en esta contienda electoral para gobernador, parece triunfar la coprofagia y toda la parte negativa del comportamiento humano, porque se sublima la vulgaridad, la grosería, el insulto, la calumnia, la difamación, el engaño y la mentira.

Por lo anterior, si alguien quiere adquirir este copropadecimiento, que lo haga, pero que no me invite, porque yo todavía conservo algunos bellos recuerdos de mi primera adolescencia, juventud y madurez, que me permitieron amar a los demás, no odiar a mis semejantes, lo que quiere decir odiarme a mí mismo y dar un triste ejemplo a mis hijos y a mis nietos.

luisetodd@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.