• Regístrate
Estás leyendo: La sociedad está anestesiada
Comparte esta noticia

Ciencia y política

La sociedad está anestesiada

Luis Eugenio Todd

Publicidad
Publicidad

No hay protestas por el asesinato de una niña de 8 años.



Yo he vivido muchos años en Monterrey. Aquí nací y recuerdo que la sociedad regiomontana, hombres y mujeres, empresarios, obreros y estudiantes, reaccionaban con dolor y lucha ante las injusticias individuales y sociales. Por lo anterior, ahora estoy asombrado de la sociedad en que vivo: anestesiada, adormecida en la depresión, en la ansiedad y en el internet, con una actitud totalmente egocéntrica, sin sensibilidad humana.

Una niña de ocho años fue raptada y asesinada por un criminal carente de toda conciencia. En otra época a estos personajes se les daba la ley fuga o se les castigaba en forma ejemplar, para que toda la gente tuviera información de que vivían en una colectividad sensible y humana.

Estoy seguro que mi tristeza y oprobio la comparten otros miembros de la comunidad, pero qué pasa con los jóvenes y los universitarios privados y públicos, que no levantan la voz para evitar tantos feminicidios, personajes pederastas, violaciones y asesinatos como el de esa niña, cuya ternura e inocencia se asoma a sus ojos, como se ve en las fotografías de los diarios.

Ojalá los políticos que están en los poderes municipal, estatal y federal se junten para hacer un proyecto que regrese la sensibilidad humana y los aleje de esta sociedad dormida e intoxicada, con adicciones del comprar y del tratarse sus crisis de pánico, para que exista una efervescencia que evite estas injusticias que sacrifican todos los valores de los seres humanos.

Descartes: Pienso, luego existo… No hay peor pecado que ser pasivo ante la injusticia criminal más horrenda.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.