• Regístrate
Estás leyendo: La nueva actitud de Trump con AMLO
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 23:02 Hoy

Ciencia y política

La nueva actitud de Trump con AMLO

Luis Eugenio Todd

Publicidad
Publicidad

"El presidente Trump se caracteriza por lo inesperado."

Después del triunfo de AMLO, el primero en llamarle por teléfono, según se dice, fue el presidente Trump, quien dijo que iba a coordinar esfuerzos con México para beneficio de ambos países. Este acercamiento sería una muestra de buena voluntad, si no se acompaña, como es frecuente, de palabras que no corresponden a hechos y si no se resuelve el tema de la política migratoria que ha causado inquietud mundial, sobre todo por el desprecio de los derechos humanos de nuestros hermanos, los migrantes.

Para que exista una buena armonía y ganen ambos países, es importante empezar por quitar el proceso injusto de inmigración y además no imponer nuevos aranceles, como ha estado sucediendo en la actualidad, que molestan al sector productivo y que producen una actitud de injusticia que obliga al Presidente de México, como lo dijo después de la elección, a basar nuestra economía en el mercado interno, y a la vez ampliando nuestras relaciones comerciales con otras naciones del mundo.

Es decir, dejar la dependencia patológica comercial que siempre nos tiene atados a los intereses fundamentales de los EU, a través de la apertura internacional y la búsqueda de nuevos mercados y alianzas.

El Primer Ministro de China felicitó también al Presidente electo. Los expertos visualizan que debíamos tener más relación con ese país, así como provocar una explosión del mercado interno para depender más de nosotros mismos y no de otros países o, como lo reitero, abrir la puerta a otras naciones que forman parte del nuevo mundo de la economía liberal, que se está fortaleciendo en muchos en los países de Asia.

Las nuevas circunstancias sociopolíticas del mundo de la comunicación y de la información, a tiempo real, nos obligan a coordinar dos tesis: integrarnos a la mentefactura, pero sin desperdiciar la manufactura, que es la que da trabajo a millones de mexicanos que tienen que ir al ritmo de la sociedad del conocimiento, cuidando que la misma no atropelle los valores del desarrollo individual y las opciones de trabajo, sobre todo en personal que tiene limitaciones educativas por la falta de atención a la reforma educativa real, que el país requiere.

Descartes: Pienso, luego existo… El mercado interno es nuestro salvavidas, y la apertura internacional, nuestra visión del nuevo mundo.

luisetodd@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.