• Regístrate
Estás leyendo: Hay que comprender a los maestros
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 18:46 Hoy

Hay que comprender a los maestros

Publicidad
Publicidad

La reforma los hostilizó.

Recientemente el arquitecto Héctor Benavides ha defendido vehementemente a un grupo de maestros a los que no les ha pagado su compensación, de acuerdo a la reforma educativa que preconizó el ahora pre-precandidato a la Presidencia, que fue secretario de Educación. Yo creo que esto es una injusticia.

Cuando fui secretario de Educación conocí a los maestros, entendí sus problemas, y se creó, por orden del gobernador, la jubilación dinámica, de acuerdo a disponibilidad presupuestal. El siguiente gobernador desbarató el proyecto, pues jubiló a diestra y siniestra y causó una crisis muy seria en el Isssteleon. Nosotros teníamos un acuerdo con el sindicato para jubilar a los que lo necesitaban y de acuerdo a disponibilidad presupuestal, para evitar una crisis financiera.

Ahora un numeroso grupo de maestros de Nuevo León, aproximadamente 200, reclaman el pago acordado con la reforma educativa, después del examen correspondiente, pues la burocracia impide que se les pague lo que les corresponde.

Yo creo que el secretario de Educación es un hombre valioso y universitario, pero le infiltraron un personaje administrativo para manejar los recursos y ahí fue donde empezaron los problemas, por lo que tiene que apelar al nuevo gobernador, Manuel González, que conozco desde hace muchos años, pues tiene la sensibilidad social para resolver el problema, y darle a los maestros la oportuna y justa retribución.

Al recordar que los maestros pasan más tiempo con nuestros hijos que nosotros mismos, apelo a la sensibilidad del Gobierno para que resuelva este problema que ha defendido mucho el arquitecto Benavides.

DESCARTES: Pienso, luego existo… Sin los maestros no habría educación. Ellos son nuestros padres sustitutos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.