• Regístrate
Estás leyendo: El futbol: negocio mercantil
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 22:45 Hoy

El futbol: negocio mercantil

Publicidad
Publicidad

“Se acabó el romanticismo”


Mucha gente sabe mi afición por el futbol y cómo fui, junto con otros, partícipe de subir a los Tigres a la Primera División y de ganar varios campeonatos, y con Alberto Santos, del Monterrey, creamos lo que se conoce como “la mejor afición de México”.

Por esta razón y viendo el horrible juego de México vs Bosnia, con muchos jugadores de Bosnia de segunda división y un equipo mexicano dirigido en forma experimental por un entrenador que le gusta la versatilidad y que desorienta a jóvenes y comentaristas, me puse a meditar y llegué a algunas conclusiones, que comparto:

Ese juego es un ejemplo de cómo a los directivos del futbol solo les interesa el dinero, pues igual que muchos otros juegos pactados, se hacen en EU, donde hay muchos mexicanos, y se engaña a los aficionados al llevar equipos que no traen su plantel real, consiguiendo magros resultados, bajo la hipnosis de la pasión.

La selección nacional está jugando al aprovechamiento mercantil, por esa pasión con que se involucran los aficionados.

Otra observación es que en los equipos que juegan en el futbol nacional, ya hay muy pocos mexicanos, pues en el último juego de Rayados vs Tigres creo que había solo 3 o 4 nacidos en México y el resto son extranjeros, habiéndose acabado el deseo y la voluntad que existía para que los jóvenes de nuestra nación tuvieran oportunidad de llegar al futbol profesional y además sentar las bases de una organización como en Alemania, España o Inglaterra, donde se protege, el nacionalismo futbolero y se forman selecciones que hacen muy buen papel en los torneos internacionales.

Quizás lo aquí descrito es parte de mi nostalgia, de cuando en mi vieja época los Tigres estaban llenos de pasión y había un equilibrio entre lo económico y lo realmente deportivo, y se cuidaba mucho el impacto social, habiéndose creado una gran afición que ahora continúa llenando los estadios y los bolsillos de los empresarios que auspician estos negocios y que en la feria de los dólares ganan mucho dinero, no pagan impuestos porque se refugian en las asociaciones civiles y además no le dan oportunidad a los jóvenes mexicanos, buenos jugadores, que hay muchos, para demostrar su valor.

Pero bueno, son otras viejas y bellas épocas en donde había pasión. Ahora solo hay el libertinaje de la economía liberal.

DESCARTES: Pienso, luego existo… El futbol tiene un efecto social, no solo financiero. Qué decepción.

luisetodd@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.