• Regístrate
Estás leyendo: El dinero y la política
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 05:38 Hoy

Ciencia y política

El dinero y la política

Luis Eugenio Todd

Publicidad
Publicidad
 ¡Qué vergüenza!

Ya empezaron los finales de esta gesta política. Además, continúan la guerra sucia, los ataques, las mentiras, las verdades a medias y, sobre todo, aparece como instrumento importante el dinero, que es el que compra votos y el que se ha utilizado durante mucho tiempo para ganar elecciones.

Es obvio que las encuestas muestran las preferencias de la población por un candidato, pero cuando uno le pregunta a una persona normal, que ha vivido este sistema de elecciones, siempre contesta que hay que esperar, porque no sabemos cómo responderá la compra de votos a través de bonos, tarjetas, despensas, amenazas y toda una serie de factores negativos que hace que la gente cambie de opinión en el último día.

Yo creo en la democracia porque es el método menos malo para gobernar. Creo también en la democracia solidaria y comprometida, en donde alguien que vota continúa ayudando a su candidato para que gobierne mejor que el anterior.

Lo que no entiendo es la utilización del dinero, pues como decía Tolstoi, es “la fuente de todos los males”. El eleccionario debe ser un proceso limpio, solo para ejercer el poder de servir, y solo un instrumento de cambio que está en la ciencia, que transforma el medio ambiente y en el arte que la espiritualiza, pues el poder no es más que la gerencia del cambio.

Los países que se han dedicado a trabajar y no a hacer política permanente son los que más han avanzado. Ejemplos los tenemos: Corea del Sur, Singapur y los países nórdicos, en donde los funcionarios andan en bicicletas y trabajan en beneficio del pueblo que los eligió.

Descartes: Pienso, luego existo… La democracia es un instrumento. Por favor, no utilicen el dinero para comprar voluntades.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.