• Regístrate
Estás leyendo: El desastre de la CNTE
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 10:16 Hoy

Ciencia y política

El desastre de la CNTE

Luis Eugenio Todd

Publicidad
Publicidad

 No han sabido manejar ese problema.

Todo este lío de la CNTE y del SNTE no es nuevo. Comenzó hace muchos años, cuando Jonguitud Barrios y Elba Esther Gordillo se separaron de un grupo que dirigía los destinos del sindicato en Chiapas, Guerrero, Oaxaca y otros estados del sur de la República, que integraban los maestros más maltratados y a los que utilizaban solo para las elecciones.

La pobreza es hermana de la desesperación y como estos maestros eran los más pobres y sus normales estaban envueltas en conflictos permanentes, los gobiernos trataron de comprar a sus líderes y no de negociar con ellos con dignidad, como corresponde al magisterio.

Lo único que lograron es que se sintieran despreciados y como además sus instalaciones eran las peores del país, empezó la desesperación y se iniciaron conflictos entre los dos gremios del sindicato que luchaban por el poder.

Elba Esther y Jonguitud trataron de arreglar el problema transando a los líderes, y como muchos de ellos provienen de razas indígenas y su forma de actuar es diferente, no pudieron. Ahí se inició el desastre que se agravó por la absurda forma de tratarlos del régimen de Peña Nieto y de Nuño, el presumido Secretario de Educación que primero los reprimió, los hizo sentirse mal, no les dio instalaciones adecuadas y luego quiso evaluarlos, con lo cual les iba a quitar a muchos de ellos el pan de cada día y entonces vino la desesperación, que culminó en el actual desastre que se ejemplifica en Chiapas.

Descartes: Pienso, luego existo… El problema de los maestros de Chiapas y de los demás estados del sur se resuelve tratándolos con la dignidad y el respeto que se merecen, y dándoles la actualización profesional correspondiente.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.