• Regístrate
Estás leyendo: El centro de especialidades médicas
Comparte esta noticia

Ciencia y política

El centro de especialidades médicas

Luis Eugenio Todd

Publicidad
Publicidad
 Hacia una medicina integral.

Hace 50 años me tocó presidir la fundación de un centro médico que tenía como objetivo hacer medicina coordinada y transmitida a través de la excelencia, con la mejor atención.

Fuimos siete los fundadores: los doctores Raymundo González y su asesor Lázaro, que nos ayudó; Guillermo Treviño Cañamar, gran cirujano, con quien coordiné el programa de trasplantes; David González, cardiólogo, y su esposa Bárbara Hibner (lateralmente); Enrique Garza Falcón, cirujano; Bonifacio Aguilar, que venía de la Clínica Mayo; Roberto Moreira (lateralmente) y el famoso neurólogo Ricardo Rangel Guerra.

En aquella época soñamos en generar una clínica donde todos compartiéramos los conocimientos de grupo para la mejor atención del paciente. Esta utopía no funcionó porque en México tenemos tendencia al individualismo y actualmente ese maravilloso centro tiene más de 100 profesionistas trabajando, cada quien en su especialidad; todos ellos con calificaciones excelentes. Más adelante el centro atrajo otras personalidades como Fernando Ovalle, José Luis Assad, Corando Sáenz, César Garza Guerrero, psiquiatra psicoanalista, y muchos otros que formaron esa unidad frente a la Facultad de Medicina.

Con motivo de cumplirse esos 50 años del centro se celebró un evento al que asistí, exhortando a este grupo de excelencia, como Héctor Maldonado, su presidente, a que recordara la idea de hacer medicina integral, y sobre todo su función social, agradeciendo también la intervención de Antonio Cantú, banquero que apoyó la idea.

Descartes: Pienso, luego existo… Si un guerrero que acaba de matar a tu hermano y llegara a pedirte ayuda, herido, tendrás que atenderlo porque, por encima de todo, eres médico (Hipócrates 460-370 a. C).

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.