• Regístrate
Estás leyendo: AMLO: muchos cambios
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 04:25 Hoy

Ciencia y política

AMLO: muchos cambios

Luis Eugenio Todd

Publicidad
Publicidad

¿Y la ciencia en dónde quedó?

Recuerdo que en uno de sus discursos, durante la campaña, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador mencionó que había que apoyar la ciencia y dijo que por lo menos se daría el 1% del Producto Interno Bruto de la nación, para ese importante factor de desarrollo que, junto con la tecnología y la innovación, representan progreso y mejora la economía de los países, como se ha demostrado por Corea del Sur, que es ahora ejemplo internacional.

Este comentario-promesa lo he oído muchas veces desde que se fundó el Conacyt, en los años setenta del siglo pasado, por el presidente Luis Echeverría y en aquella época el presupuesto para ciencia era el 0.3% del PIB y fue aumentando hasta el .4%, y aunque Enrique Peña Nieto también hizo la misma promesa, solo llega en la actualidad al 0.6%, incluyendo todos los presupuestos que para ese fin se usan en otras entidades gubernamentales, sin supervisión y control del Conacyt, que es el órgano coordinador de este importante factor del desarrollo.
Ojalá que en este proceso de modificar la actitud de gobernar, no solo se aborden los aspectos presupuestales, sino se proyecte con claridad la forma de conducir esta nación hacia la economía del conocimiento y hacia la competitividad internacional y a abatir, o por lo menos reducir, los factores negativos de la marginación, la pobreza y la ignorancia, especialmente con una buena educación. Esperamos que el Presiente electo cumpla este señalamiento para bien de México.


En países muy desarrollados, como EU o Suecia, el porcentaje alcanza el 4%, pero España, que tiene una investigación más reducida, ha logrado importantes avances con el 1.2% del Producto Interno Bruto.

Ojalá López Obrador piense en que esto es un factor importante para generar la autodeterminación y la soberanía de un país, pues si seguimos dependiendo totalmente, como él ha dicho, de la economía externa, estaremos atados permanentemente a ser espectadores y no actores del desarrollo mundial. Quizá el nombramiento al frente de Conacyt de una investigadora de verdad, María Elena Álvarez, cambie el rumbo actual y los políticos comprendan la importancia de invertir más en educación y ciencia, que son los verdaderos factores de desarrollo.

Descartes: Pienso, luego existo… Corea tiene el PIB Igual que EU y hace 30 años era igual que nosotros, ¿qué hizo?

luisetodd@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.