• Regístrate
Estás leyendo: Un final feliz
Comparte esta noticia

Desde mi rincón

Un final feliz

Luis Augusto Montfort García

Publicidad
Publicidad

Cuando se ha vivido los suficientes años, tarde o temprano se aprende que en la vida lo único constante es el cambio. La idea de que todo es transitorio e impermanente es difícil de aceptar, pues nuestro cerebro suele desarrollar un mecanismo de apego a lo que nos proporciona placer, sea éste físico o emocional, y deseamos que esas sensaciones placenteras perduren “para siempre”.

Pero no, todos estamos de paso por este mundo durante un tiempo y en un cierto lugar en el que nos ha tocado nacer y vivir, compartimos ese tiempo con otros millones de seres a los que bien podemos llamar contemporáneos y solo con algunos pocos, compartimos un determinado sitio en el cual se desenvuelve nuestra vida.

La idea vino a mi mente cuando hace pocos días escuche sin querer una conversación, en ella un hombre joven le decía a otro, que en el confortable y grato sitio en donde se encontraban, al paso de los años ambos envejecerían y eventualmente morirían, asumiendo implícitamente con esto, que nada cambiaría en sus vidas que les impidiera gozar del privilegio que hoy disfrutan.

Líneas atrás apunto que nuestra vida “se desenvuelve”, como quizás lo hiciese una película cinematográfica, en la que podemos regresar cuantas veces queramos a escenas que permanecen en nuestra mente como recuerdos, pero no nos es posible ver las escenas siguientes.

A lo largo de esa película que es nuestra vida, hemos visto nacer y morir personas cercanas o lejanas; encumbrarse y derrumbarse personajes; surgir y desaparecer fortunas; nacer y morir ilusiones; iniciarse y extinguirse amores o pasiones, y brotar y hundirse planes o proyectos.

Como en una tragicomedia, el destino nos juega todo tipo de bromas y ante lo inesperado, nos inventamos una frágil certidumbre en donde refugiarnos, para así intentar escapar del suspenso insoportable de un futuro incierto.

Pero sin importar cuánto dure, tenemos que ver toda la película porque al igual que en la tragicomedia, la vida también puede tener un final feliz.


lamontfort@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.