• Regístrate
Estás leyendo: Solo es un clavo
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 08:06 Hoy

Desde mi rincón

Solo es un clavo

Luis Augusto Montfort García

Publicidad
Publicidad

¿Desde cuándo estará ahí ese solitario clavo?, me pregunto mientras me afano en mi rutina de ejercicio en la aireada estancia de esta vieja casona centenaria. Compañera de mi tiempo que ayer me vio crecer, soñar y llorar, luego más tarde, ilusionarme, sufrir, aprender y florecer, y hoy, con suerte, madurar para mañana saber partir con la tranquilidad de aquellos que pueden decir: misión cumplida.


¿Qué manos lo clavaron?, ¿Qué imagen sostendría?, ¿Alguna añeja fotografía familiar?, ¿Quizás un paisaje? 


¿Qué ojos lo miraron?, ¿Qué ideas o emociones habría en la mente de quien lo clavo? ¿Evocaría remembranzas? 


¿Algún discreto recuerdo secreto? O tal vez solo fue un simple detalle de ornato estético.


Son preguntas que ya nunca nadie podrá contestar, le digo al Jesucristo Lagunero de Vladimir Alvarado y el S. J.R. Tenorio, que por la ventana veo y me mira todos los días desde su pedestal en el Cerro de las Noas, que es, según dicen el tercer Cristo más alto de Latinoamérica.


De nuevo mis ojos regresan al clavo. 


Hay bajo él, una tenue huella polvosa que delata la ausencia del cuadro que una vez ahí hubo. Mirándolo, sonrío al recordar el grito aquel de ¡cierren las ventanas, ahí viene la tierra!, que se escuchaba en las casas cuando se aproximaban los entonces frecuentes “terregales” o “lluvia lagunera”, que todavía de cuando en cuando sorprenden y asombran a los foráneos.


Atrapa ahora mi atención un aún más sutil y pequeño “marco” de polvo dentro del marco de marras. Ahí hubo antes un cuadro de menor tamaño colijo, y mis reflexiones se desdoblan: 


¿que, como, cuando, quien, porqué? Mi memoria tampoco lo sabe, me digo que solo es un clavo, pero hay algo que me hace pensar que cada historia personal, es como un cuadro que una vez pendió de un clavo que sostuvo nuestro crecimiento, sueños, llanto, ilusiones, sufrimiento, aprendizaje y florecimiento, y con suerte, maduración para mañana saber partir con la tranquilidad de aquellos que pueden decir: misión cumplida. 


lamontfort@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.