• Regístrate
Estás leyendo: Sietemesinos emocionales
Comparte esta noticia
Miércoles , 26.09.2018 / 01:04 Hoy

Desde mi rincón

Sietemesinos emocionales

Luis Augusto Montfort García

Publicidad
Publicidad

¿Qué tienen que ver Jaime Sabines, Shopenhauer, Freud e Igor Caruso? Un poeta, un filósofo, un neurólogo y un psicoanalista. Quizás la relación mas obvia sea la de los dos últimos, vieneses ambos, donde Freud crea el método conocido como psicoanálisis, que luego utiliza Caruso como una herramienta de acceso al inconsciente.

Pero además estos cuatro personajes de diferentes épocas y oficios, tienen en común el haberse ocupado de un tema que ha sido objeto de numerosos estudios y análisis: El amor.

Cita Caruso en su texto: “La Separación de los Amantes” (Ed. Siglo XXI p. 167), una frase de Freud quien afirma que “la existencia intrauterina del hombre es mas breve que la de los animales, siendo así lanzado al mundo menos acabado que aquellos”.

Esto hace que la hostilidad del mundo al que se llega, genere una añoranza inconsciente pero permanente por el cómodo y seguro mundo uterino perdido, que se traducirá a lo largo de su vida en una fijación infantil, caracterizada por una necesidad insaciable de ser amado.

Shopenhauer, considera al amor como el resultado de lo que él llama la “voluntad de la especie”, algo así como una trampa de la naturaleza que tiene el solo propósito de preservar la especie. Afirma qué: “Toda inclinación tierna, sumerge sus raíces en el instinto natural de los sexos”.

(El amor, las mujeres y la muerte. Ed.G.E.Tomo p.6). Por su parte Sabines nos dice en “Adán y Eva”: “Algo he de andar buscando en ti, algo mío que tú eres y que no has de darme nunca. ¿Por qué nos separaron?”.

Estas ideas vienen a mi mente cuando escucho decir que las rupturas de pareja son ahora muy frecuentes. Si es cierto que ser amado es una necesidad congénita, o como afirma Caruso, que buscamos una pareja para “curarnos” de algo que “nos duele”, y que la ruptura es traumática porque nos hace sentir que perdemos “la medicina” que suponemos que nos cura.

Entonces creo que para dejar de ser sietemesinos emocionales, es menester un buen diagnóstico que indique la medicina adecuada a nuestra personal necesidad, y en el peor de los casos, la ruptura, entender por que la medicina no hizo efecto, para no volver a tomar de la misma.


lamontfort@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.