• Regístrate
Estás leyendo: San Valentín y las lupercales
Comparte esta noticia
Lunes , 20.08.2018 / 22:25 Hoy

Desde mi rincón

San Valentín y las lupercales

Luis Augusto Montfort García

Publicidad
Publicidad

Como siempre, si no lo impiden los duendes traviesos que se esconden entre las rotativas del periódico, Usted, amable lector, estará leyendo estas líneas el día 14 de febrero, fecha que la iglesia cristiana consagró en el siglo V a San Valentín (luego borrada en 1969), para intentar sustituir las “lupercales”, fiesta pagana que honraba al Fauno Luperco, personaje caprino quien transformado en loba (Luperca), amamantó al pié de una higuera a los hermanos Rómulo y Remo, fundadores míticos de Roma.

La celebración inicializaba a jóvenes que recién estrenaban su madurez sexual llamados “lupercos”, quienes corrían desnudos disfrazados de lobos y cabras, azotando en manos y espalda a las mujeres que voluntariamente presenciaban la procesión, con tiras de piel de una cabra recién sacrificada, en un ritual que se pensaba mejoraría su fecundidad, además de considerarse como un acto de purificación llamado “febratuio”. De estas prácticas y creencias, devienen también palabras con claro contenido sexual como lupanar o lupa, que en latín significa prostituta.

Actualmente la costumbre y la mercadotecnia han instituido el día de San Valentín, como una fecha para celebrar el amor de pareja y en algunos países también la amistad. Varias versiones todas incomprobables, hay sobre quien fue San Valentín, siendo la más congruente con el asunto amoroso, la que sostiene que fue un medico romano convertido a sacerdote que casaba a los soldados en contra de la voluntad del emperador Claudio II, quien consideraba esto incompatible con la carrera de las armas.

Esto le valió ser decapitado un 14 de febrero de 270 d.C., aunque otra leyenda afirma que la fecha se refiere al momento cuando las aves empiezan a aparearse y emparejarse. Tal vez esto inspiro a G. Chaucer, poeta inglés en 1383, quien por primera vez relacionó a San Valentín con el amor, en su poema “El parlamento de las aves”, en el que todas las aves se presentan ante Natura para elegir pareja.


lamontfort@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.