• Regístrate
Estás leyendo: Pax erit vobis (Primera parte de dos)
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 07:59 Hoy

Desde mi rincón

Pax erit vobis (Primera parte de dos)

Luis Augusto Montfort García

Publicidad
Publicidad

Me doy cuenta qué, aunque quisiera seguir en la cama ya no lograré conciliar el sueño, pues una persistente sensación de desasosiego me hace revolverme desvelado entre las sábanas. Cavilo entonces que permanecer en el lecho no hará sino aumentar mi inquietud y aunque me siento desgastado por la noche insomne, decido levantarme y salir, salir de la cama, del cuarto, de la casa, salir de la celda de mi mente compartida sólo con la sensación de un profundo vacío.

¡Paseo Colón pienso!, es una buena opción para distraerme. ¡Ver perros!, están de moda y me agrada ver como brincan, juegan y retozan, sin más preocupación que disfrutar la pequeña vacación dominical que les regala su dueño, éstos que veo, han aprendido a comportarse y un brillo de inteligencia se asoma por sus ojos, que luminosos, brillantes, jubilosos y libres de enconos, me hacen pensar en eso que llaman inteligencia social.

Otros permanecen encadenados a su paseador, seguramente no han demostrado el suficiente civismo perruno para convivir “civilizadamente” con otros. Se ven tensos, en su mirada inquieta se mezcla el miedo y la agresión (casi siempre juntos) y se revela en su rabo enhiesto como un estandarte en pie de guerra. También puede leerse en sus ojos de niño (los perros lo son siempre) un claro tinte de envidia, quisieran divertirse como los otros, pero no saben cómo, nunca les enseñaron o sus circunstancias no les permitieron aprenderlo.

Otros más pertenecen a otro jaez, atados a un vehículo o a un poste, su vida transcurre atada a un lugar o al sitio donde su amo quiera tenerlos. No han conocido otra vida ni han tenido la intención o la oportunidad de tenerla. Su fidelidad fatalmente nata, los hace permanecer ligados a un poste, a una casa o a un plato de croquetas.

Mientras pienso en cómo se parece la vida humana a la vida de los perros, recibo una invitación que en este momento me suena del todo irrechazable, es la campana de Catedral que llama a misa de nueve. (Fin parte una de dos).


lamontfort@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.