• Regístrate
Estás leyendo: La solución está en nosotros
Comparte esta noticia

Desde mi rincón

La solución está en nosotros

Luis Augusto Montfort García

Publicidad
Publicidad

Aristóteles se preguntaba (y él solo se contestaba tal y como hacen aún los filósofos) ¿qué podría hacerse para que una sociedad se comportara de forma civilizada? No sé si su duda obedecía a una inquietud propia de su chamba que por ser filósofo consistía en pensar, o bien tal vez fuese que tuviera que justificar “un hueso” en el equivalente ateniense de nuestro SEDESOL, algo no descartable, ya que los filósofos también necesitan comer tres veces al día, y bien sabido es que en todas las épocas los pensadores rara vez son bien pagados, siendo más bien evitados pues a veces la sabiduría intimida, quizá por decir verdades que no nos gusta oír y menos enfrentar, pregúntesele si no a Sócrates, ¿a que le supo el licuado de cicuta obligado a tomarlo por expresar sus ideas sobre los dioses griegos?

Aristóteles consideraba tres posibilidades: una, que la condición de ser ordenado y respetuoso era una característica natural del ser humano; otra, que a todos nos gusta el orden; y una tercera, que la repetición continua de una actitud adecuada, crea una costumbre, que a su vez forma un hábito y finalmente una conducta cívica.

El sabio, quien para mantenerse ocupado era metafísico, biólogo, cosmólogo, zoólogo, crítico literario, matemático, ético, filósofo, escritor, astrónomo, científico y de pilón maestro del entonces junior Alejandro de Macedonia (que aún no era Magno), descartó la primera posibilidad por discurrir que si el orden fuera una inclinación natural, entonces seríamos ordenados en forma automática (cosa falsa entonces y ahora) y la segunda porque resulta más fácil y cómodo ser desordenado que ordenado. Así, concluyó que solo el fomento de un hábito puede normar la conducta humana.

Observando el éxito de un crucero vial de esos de “uno a la vez” y sin ánimo de contradecir al ilustre polímata, creo que el ser humano tiene una conciencia natural del bien y el mal. Las sociedades pueden autocorregirse, aunque a veces necesitemos un empujoncito.


lamontfort@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.