• Regístrate
Estás leyendo: Huir hacia el sol
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 20:14 Hoy

Huir hacia el sol

Publicidad
Publicidad

Es temprano, me dirijo hacia el oriente de la ciudad mientras un perezoso sol de invierno que a esta hora apenas comienza a despertar, se acomoda tangente sobre el horizonte como esperándome, ahí, al final de la avenida, como un gran disco de fuego que justo frente a mis ojos, reverbera derramando generoso su magnífico resplandor dorado sobre el triste y opaco asfalto urbano.

El tapasol del auto resulta escaso para mitigar el brillo que enceguece, pero a pesar de la molestia y aun del riesgo que esto implica, en un rincón de mi ánimo descubro que mi inquietud vial se acompaña de una suave y grata sensación que hasta ahora no había percibido.

Tal vez sea el recuerdo de un tiempo en el que los viajes “hacia el sol” por carretera eran frecuentes, viajes en los qué, como al jibarito de Rafael Hernandez, me sorprendía la luz del día llevando “en el pensamiento todo un mundo lleno de felicidad”; o quizás solo se deba a un impulso de ir hacia la fuente que mantiene vivas todas las cosas vivas sobre la tierra; o mejor aún, a lo mejor es solo una urgencia fantasiosa de buscar y encontrar un lugar de luz, donde la claridad y la transparencia de los sentimientos y conductas entre las personas sean la regla y no la excepción.

Un lugar muy distinto a éste, en el que no tuviéramos que defendernos diariamente de la maldad y ambición desmesurada de algunos cuantos, que poco a poco van haciendo del mundo un lugar invivible para muchos. Del embustero y rapaz, del que engaña y estafa, del que asusta para lucrar, del que se finge amigo para medrar y del amor sexual usado como moneda de cambio.

De pronto, un pequeño embotellamiento me saca de mis ensueños, las obras municipales sin planeación adecuada han estrangulado la vialidad, pienso. En forma espontanea los conductores se ceden el paso y poco a poco se va desatando el nudo. Nadie los dirige, solo el hecho de ser civilizados y decentes. Repensándolo corrijo, no tengo que huir hacia el sol, la solución está entre nosotros.


lamontfort@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.