• Regístrate
Estás leyendo: Esopo, Mickey Mouse y el desapego
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 02:43 Hoy

Desde mi rincón

Esopo, Mickey Mouse y el desapego

Luis Augusto Montfort García

Publicidad
Publicidad

Dos mil quinientos años antes de que Walt Disney “diera vida” y voz al popular ratón de grandes zapatos y guantes blancos, en Grecia, otro cuentista llamado Esopo hacia ya “hablar” a los animales en sus fabulas, para trasmitir un mensaje ético llamado “moraleja”, que se desprendía de un relato corto que usualmente era el resultado de un conflicto entre sus personajes, así como de sus decisiones y sus acciones.

Las fábulas de Esopo han sido contadas y recontadas por muchos otros fabulistas como Fedro, La Fontaine o Samaniego, siendo utilizadas como material didáctico hasta nuestros días. Una de las más conocidas es la de “La zorra y las uvas”, en la que el astuto animal, frustrado por no poder alcanzar un jugoso racimo de uvas a pesar de sus muchos intentos, se marcha diciéndose a sí mismo: “después de todo las uvas estaban verdes”.

No creo ni que Esopo ni su zorra supieran algo sobre las técnicas del “desapego”, pero más allá de las interpretaciones o moralejas tradicionales de esta fábula, puede rescatarse la valiosa idea de qué, “quitarle importancia” al objeto o sujeto anhelado, es precisamente una manera de liberarse de ese apego, entendiendo además lo inútil de aferrarse a algo sobre lo que no se tiene control.

Tampoco creo que el fabulista y su raposa supieran entonces de la Terapia Cognitiva Conductual, que entre otros medios recurre a modificar la interpretación de los hechos, buscando con ello cambiar los pensamientos negativos o creencias erróneas que se tienen sobre alguna situación que nos provoca ansiedad, depresión, pánico o algún otro trastorno. El problema se supera (la frustración de la zorra) o al menos se controla, cuando al re-entender los “hechos-raíz”, se modifican las emociones y por lo tanto nuestro comportamiento.

No sé lo que hizo Mickey para superar el rechazo de Mimí en Plane Crazy en 1928 (primer corto de Disney), tal vez concluyó que a su novia solo le interesaba el queso, pero sea lo que sea, lo ha ayudado a sobrevivir 89 años.


lamontfort@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.